Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En este capítulo se analizan los aspectos de la infección únicos de pacientes que reciben órganos mediante trasplante. A fin de valorar este tipo de infecciones se debe tener en cuenta tanto al donador como al receptor de las células u órgano trasplantados. Hay dos aspectos de importancia central: 1) es posible que se introduzcan en el receptor microorganismos infectantes (en particular virus, pero también bacterias, hongos y parásitos) del donador, y 2) el tratamiento del receptor con fármacos para prevenir el rechazo puede suprimir las respuestas inmunitarias normales, lo que incrementa en gran medida su susceptibilidad a la infección. Así, lo que podría haber sido una infección latente o asintomática en un donador inmunocompetente o en el receptor antes del tratamiento, podría convertirse en un problema que pone en riesgo la vida una vez que este último se somete a inmunodepresión. La valoración previa al trasplante en cada paciente debe orientarse con base en un análisis tanto de: 1) las infecciones que el receptor ya alberga, puesto que los microorganismos que se encuentran en estado de latencia o silenciosos antes del procedimiento pueden producir alguna enfermedad letal una vez que el paciente recibe tratamiento inmunosupresor, y 2) qué microorganismos tienen probabilidad de transferirse a través del donador, en especial aquellos con los que el receptor no tuvo contacto previo.

VALORACIÓN PREVIA AL TRASPLANTE

DONADOR

Varios microorganismos se han transmitido con el trasplante de órganos. La trasmisión de infecciones que se encontraban latentes u ocultas en términos clínicos en el donador ha dado lugar a la creación de protocolos específicos de detección en el donador. Se deben reportar los resultados de algunas de las pruebas habituales para el banco de sangre, como anticuerpos anti-Treponema pallidum (sífilis), Trypanosoma cruzi, virus de hepatitis B y C, virus de inmunodeficiencia humana (VIH) 1 y 2, y virus linfotrófico de linfocitos T humanos (HTLV, human T-lymphotropic virus) tipos 1 y 2). También se deben solicitar estudios serológicos para identificar una infección latente con virus de herpes simple (HSV, herpes simplex virus) tipos 1 y 2, virus de varicela zóster (VZV), citomegalovirus (CMV), virus de Epstein-Barr (EBV, Epstein-Barr virus) y virus de herpes asociado al sarcoma de Kaposi (KSHV, Kaposi's sarcoma–associated herpesvirus), que se conoce también como virus del herpes humano tipo 8; hepatitis A aguda, e infección por el parásito común Toxoplasma gondii. Cuando corresponde, en donadores que han vivido en áreas endémicas se deben buscar parásitos como Strongyloides stercoralis, T. cruzi y especies de Schistosoma. Los médicos que atienden a los posibles donadores de órganos deben examinar sus radiografías de tórax en busca de alguna enfermedad granulomatosa (p. ej., por micobacterias u hongos) y realizar pruebas cutáneas u obtener sangre para llevar a cabo análisis basados en células inmunitarias que detectan infección activa o latente por Mycobacterium tuberculosis. También está indicado investigar los hábitos alimenticios ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.