Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los micoplasmas son procariotas de la clase Mollicutes. Su tamaño (150 a 350 nm) se acerca más al de los virus que al de las bacterias. Sin embargo, a diferencia de los primeros, los micoplasmas crecen en un medio de cultivo sin células; de hecho, son los microorganismos más pequeños capaces de replicación independiente.

image Se establecieron las secuencias de los genomas completos de muchas especies de Mycoplasma, y se observó que son de los genomas procariotas más pequeños. La información obtenida de la secuenciación de estos genomas ayudó a establecer el conjunto mínimo de genes que se necesita para la vida celular. La ausencia de genes relacionados con la síntesis de aminoácidos, el metabolismo de los ácidos grasos y el colesterol determinan la dependencia parasitaria o saprofítica de los micoplasmas de un hospedador para la obtención de nutrimentos exógenos, y es indispensable el uso de medios de cultivo complejos para estos microorganismos. Los micoplasmas carecen de pared celular y se encuentran sólo rodeados de una membrana celular. La ausencia de la pared celular explica la inactividad de los antibióticos β lactámicos (penicilinas y cefalosporinas) contra las infecciones producidas por estos microorganismos.

En el ser humano se han aislado por lo menos 13 especies de Mycoplasma, dos de Acholeplasma y dos más de Ureaplasma. Se piensa que casi todas estas especies forman parte de las floras normales de las membranas mucosas oral y urogenital. Se ha demostrado de modo concluyente que M. pneumoniae, M. hominis, M. genitalium, U. urealyticum y U. parvum son especies patógenas de personas con función inmunitaria indemne. M. pneumoniae afecta de manera predominante las vías respiratorias, en tanto que M. hominis, M. genitalium, U. urealyticum y U. parvum originan diversos trastornos de las vías genitourinarias e infecciones de recién nacidos. Otros micoplasmas pueden ocasionar enfermedad en personas inmunodeprimidas.

MYCOPLASMA PNEUMONIAE

PATOGENIA

Suele considerarse que M. pneumoniae actúa como un patógeno extracelular. Si bien se ha demostrado que el microorganismo se ubica y multiplica en el interior de las células humanas, no se sabe si estos sucesos intracelulares contribuyen a la patogenia de la enfermedad. M. pneumoniae se adhiere a las células ciliadas del epitelio respiratorio por medio de un organelo terminal complejo que se encuentra en uno de sus polos. La citoadherencia se produce por mediación de adhesinas de interacción y proteínas accesorias acumuladas en este organelo. Después de la unión extracelular, M. pneumoniae causa lesión al tejido respiratorio del hospedador. Se piensa que el mecanismo de la patogenia es mediado por la producción de peróxido de hidrógeno y de una citotoxina ribosiladora de ADP y vacuoladora de M. pneumoniae, que guarda muchas semejanzas con la toxina de la tos ferina. Debido a que los micoplasmas carecen de pared celular, tampoco cuentan con los estimuladores del sistema inmunitario innato derivados de la pared celular, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.