Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN Y DEFINICIONES

La septicemia es una enfermedad común y mortal. Hace más de dos milenios, Hipócrates escribió que la septicemia se caracterizaba por la carne podrida y las heridas supuradas. Varios siglos más tarde, Galeno la describió como un evento loable requerido para la curación de heridas. Una vez que la teoría de los gérmenes fue propuesta por Semmelweis, Pasteur y otros, en el siglo XIX, la reformularon como una infección sistémica conocida como “envenenamiento de la sangre” y se pensó que se debía a la invasión de patógenos y se diseminaba en el torrente sanguíneo del hospedador. Sin embargo, la teoría de los gérmenes no la explica por completo: muchos pacientes septicémicos murieron a pesar de la eliminación exitosa del patógeno incitador. En 1992, Bone y colegas propusieron que el hospedador, no el germen, era responsable de la patogénesis de la septicemia. Específicamente, la definieron como una respuesta inflamatoria sistémica a la infección. A pesar de esto, surgió en respuesta a muchos patógenos diferentes, y la septicemia no era ni un trastorno necesario ni un término útil. Por tanto, estos investigadores propusieron el término “septicemia grave” para describir ciertos casos en que la disfunción aguda de órganos la complicaba y el término choque séptico para un subconjunto de cuadros que se complicaba con hipotensión a pesar de la reanimación adecuada con líquidos junto con anormalidades de la perfusión.

En los últimos 20 años, la investigación reveló que muchos pacientes desarrollan disfunción orgánica aguda en respuesta a la infección, pero sin un exceso inflamatorio medible (p. ej., sin el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica [SIRS, systemic inflammatory response syndrome]). Las respuestas proinflamatorias y antiinflamatorias están presentes junto con cambios significativos en otras vías. Para aclarar la terminología y reflejar la comprensión actual de la biopatología de la septicemia, el Sepsis Definitions Task Force en 2016 propuso el Tercer consenso internacional de definiciones que especifica que la septicemia es una respuesta mal regulada del hospedador a la infección que conduce a la disfunción orgánica aguda. Esta definición distingue la septicemia de la infección no complicada en que no conduce a disfunción del órgano, mala evolución o muerte. En vista de la amplia variación en las formas en que se identifica el choque séptico en entornos de investigación, clínicos o de vigilancia, el tercer consenso internacional de definiciones especificó además que el choque séptico se define como un subconjunto de casos de septicemia en los que subyacen anomalías circulatorias y celulares/metabólicas lo suficientemente profundas para aumentar el riesgo de mortalidad.

Para ayudar a los médicos a identificar la septicemia y choque séptico, los nuevos criterios clínicos de “Septicemia-3” incluyen 1) infección sospechosa y 2) disfunción orgánica aguda, definida como aumento de dos o más puntos desde el inicio (si se conoce) en la valoración de la insuficiencia orgánica secuencial (o relacionado con la septicemia) del puntaje (SOFA, sequential organ failure assessment) (cuadro ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.