Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El nacimiento de la salud del varón, como una disciplina separada de la medicina interna, se originó con base en la evidencia de que los varones y mujeres se comportan de forma diferente a lo largo de su vida y su susceptibilidad a las enfermedades, en las manifestaciones clínicas y en su respuesta al tratamiento. Varones y mujeres valoran las consecuencias de la salud y la enfermedad de manera diferente y tienen diferentes motivaciones para buscar atención médica. Existe disparidad entre hombres y mujeres en el acceso a los servicios de salud y en la forma en la cual se suministra el cuidado de la salud por diversos factores socioeconómicos y culturales. Las barreras institucionales y en la actitud para el acceso a la atención, el miedo y la vergüenza por la percepción de algunos individuos de que no es de hombres buscar atención médica y la reticencia por parte de los pacientes y médicos a analizar problemas relacionados con la sexualidad, consumo de drogas y envejecimiento, han incrementado la necesidad de programas ajustados para atender las necesidades específicas para la salud de los varones.

En el capítulo 391 (Salud de la mujer) se revisan las diferencias en cuanto a la prevalencia de enfermedades, susceptibilidad y manifestaciones clínicas en hombres y mujeres. Es notable que las dos principales causas de muerte en varones y mujeres (cardiopatías y cáncer) son las mismas. Sin embargo, los varones tienen prevalencias más elevadas de enfermedades degenerativas y del neurodesarrollo; farmacodependencia, lo que incluye el uso de fármacos para mejorar el desempeño y dependencia de alcohol; diabetes; enfermedades cardiovasculares; y las mujeres tienen una mayor prevalencia de trastornos autoinmunitarios, depresión, enfermedades dermatológicas y osteoporosis. Los varones tienen mayor probabilidad de fallecer por accidentes, suicidios y homicidios en comparación con las mujeres. En varones de entre 15 y 34 años las lesiones accidentales, homicidios y suicidios constituyen más de 75% de todas las defunciones. En varones de 35 a 64 años, las cardiopatías, cáncer y lesiones accidentales son la principal causa de muerte. En varones de 65 años y mayores las cardiopatías, cáncer, infecciones de vías respiratorias bajas y apoplejía representan las principales causas de muerte.

Las bases biológicas de las diferencias sexuales en la susceptibilidad, progresión y manifestaciones de las enfermedades no se comprenden por completo y probablemente sean multifactoriales. Sin duda, las diferencias específicas para el sexo en la estructura genética y la influencia de las hormonas sexuales circulantes, además de factores epigenéticos de las hormonas sexuales durante la vida fetal, infancia temprana y desarrollo puberal pueden afectar las conductas sexuales y no sexuales, la composición corporal y la susceptibilidad a las enfermedades. Las concentraciones circulantes e hísticas de hormonas sexuales difieren sustancialmente en varones y mujeres y estas diferencias hormonales pueden afectar la expresión génica en células de varones y mujeres en todas las partes del cuerpo. La presencia de un solo cromosoma X en varones ocasiona que éstos sean más ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.