Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El uso de cocaína y otros psicoestimulantes refleja una interacción compleja entre la farmacología de la droga, la personalidad y las expectativas del usuario y el contexto ambiental en el cual se utiliza la droga. El uso de múltiples drogas que implica el empleo concomitante de varias drogas con diferentes efectos farmacológicos es cada vez más frecuente. A veces se utiliza una droga para intensificar los efectos de otra, como en el caso del uso combinado de cocaína y nicotina, o cocaína y heroína en pacientes con mantenimiento mediante metadona. Algunas formas de uso de múltiples drogas, como el empleo combinado de heroína IV y cocaína son muy peligrosas y contribuyen a muchas de las consultas en los servicios de urgencias de los hospitales. La utilización crónica de cocaína y psicoestimulantes produce una serie de consecuencias adversas para la salud y puede exacerbar trastornos preexistentes como hipertensión y cardiopatías. Además, el uso combinado de dos o más drogas puede acentuar las complicaciones médicas relacionadas con el empleo de una. El uso crónico de drogas suele asociarse a disfunción del sistema inmunitario y a una mayor vulnerabilidad a infecciones, entre ellas el riesgo de infección por VIH. El empleo concomitante de cocaína y opiáceos (“speedball”) a menudo se asocia a compartir agujas por personas que utilizan drogas intravenosas. Estas representan el grupo individual más numeroso de pacientes con infección por VIH en varias zonas metropolitanas importantes de Estados Unidos al igual que en muchas partes de Europa y Asia. Durante siglos, se han utilizado estimulantes y alucinógenos para inducir euforia y alterar el estado de la conciencia. La cocaína y la marihuana son dos de las drogas que con más frecuencia se utilizan en la actualidad. Las variaciones sintéticas de marihuana y diversos alucinógenos se han vuelto populares en tiempos recientes y continuamente se están desarrollando nuevas drogas. En este capítulo se describen los efectos médicos subjetivos y adversos de la cocaína, otros psicoestimulantes como la metanfetamina, la 3,4-metilenedioximetanfetamina (MDMA) y las catinonas; al igual que alucinógenos como fenciclidina (PCP), dietilamida del ácido lisérgico (LSD), Salvia divinorum; y marihuana y los cannabinoides sintéticos. También se describen algunas opciones para el tratamiento médico de efectos adversos graves.

PSICOESTIMULANTES

FARMACOCINÉTICA/FARMACODINÁMICA, NEUROBIOLOGÍA Y EPIDEMIOLOGÍA

Cocaína

La cocaína es una droga estimulante potente elaborada a partir de la planta de coca. Tiene propiedades de anestésico local, vasoconstrictoras y estimulantes. La cocaína es una droga del Esquema II, lo que significa que tiene un alto potencial de abuso pero que puede administrarla un médico en aplicaciones médicas legítimas, como anestesia local para algunos procedimientos quirúrgicos en el ojo, el oído y la faringe.

La cocaína se procesa de diversas formas y la más común es la que utiliza sal de hidrocloruro, sulfato y una base. La sal es un polvo hidrosoluble, acídico, con un punto de fusión ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.