Skip to Main Content

CASO DE ESTUDIO

CASO DE ESTUDIO

Una profesora jubilada de 69 años se presenta con un historial de palpitaciones de un mes, falta de aire intermitente y fatiga. Ella tiene antecedentes patológicos personales de hipertensión. Un electrocardiograma (ECG, electrocardiogram) muestra fibrilación auricular con una respuesta ventricular de 122 latidos/min (bpm) y signos de hipertrofia ventricular izquierda. Ella tiene terapia de anticoagulación con warfarina y comenzó con metoprolol de liberación sostenida, 50 mg/d. Después de siete días, su ritmo revierte a ritmo sinusal normal espontáneamente. Sin embargo, durante el mes siguiente, ella sigue teniendo palpitaciones intermitentes y fatiga. Los registros continuos del ECG durante un periodo de 48 horas documentan paroxismos de fibrilación auricular con frecuencias cardiacas de 88–114 bpm. Un ecocardiograma muestra una fracción de eyección ventricular izquierda de 38% (normal ≥ 60%) sin una anomalía localizada del movimiento de la pared. En esta etapa, ¿comenzaría el tratamiento con un fármaco antiarrítmico para mantener el ritmo sinusal normal? De ser así, ¿qué fármaco elegiría?

Las arritmias cardiacas son un problema común en la práctica clínica, las cuales ocurren hasta en un 25% de los pacientes tratados con digitálicos, 50% de los pacientes anestesiados y más de 80% de los pacientes con infarto agudo de miocardio.* Las arritmias pueden requerir tratamiento porque los ritmos que son demasiado rápidos, demasiado lentos o asincrónicos pueden reducir el gasto cardiaco. Algunas arritmias pueden conducir a alteraciones más graves o incluso letales del ritmo; por ejemplo, las despolarizaciones ventriculares prematuras tempranas pueden llevar a la fibrilación ventricular. En tales pacientes, los medicamentos antiarrítmicos pueden salvar sus vidas. Por otro lado, los peligros de los fármacos antiarrítmicos, y en particular el hecho de que pueden precipitar arritmias letales en algunos pacientes, han llevado a una reevaluación de sus riesgos y beneficios relativos. En general, el tratamiento de las arritmias asintomáticas o mínimamente sintomáticas debe evitarse por este motivo.

Las arritmias se pueden tratar con los fármacos que se analizan en este capítulo y con terapias no farmacológicas como marcapasos, cardioversión, ablación con catéter y cirugía. Este capítulo describe la farmacología de los medicamentos que suprimen las arritmias mediante una acción directa sobre la membrana de la célula cardiaca. Se discuten brevemente otros modos de terapia (véase cuadro: “Terapia no farmacológica de las arritmias cardiacas”, más adelante en este capítulo).

*Los autores agradecen a Joseph R. Hume, PhD, por sus contribuciones a las ediciones previas.

ELECTROFISIOLOGÍA DEL RITMO CARDIACO NORMAL

El impulso eléctrico que desencadena una contracción cardiaca normal se origina a intervalos regulares en el nódulo sinoauricular (SA, sinoatrial) (figura 14–1), generalmente a una frecuencia de 60–100 bpm. Este impulso se propaga rápidamente a través de las aurículas y entra en el nodo auriculoventricular (AV, atrioventricular), que normalmente es la única vía de conducción entre las aurículas y los ventrículos. La conducción a través del ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.