Skip to Main Content

CASO DE ESTUDIO

CASO DE ESTUDIO

Una niña de 14 años con antecedentes de asma, que requiere terapia diaria con corticosteroides inhalados y es alérgica a los ácaros del polvo doméstico, gatos, hierbas y ambrosía se presenta al departamento de emergencia a mediados de septiembre, informando un reciente “resfriado” complicado con el empeoramiento de la falta de aire y sibilancias inspiratorias y espiratorias audibles. Ella parece asustada y se niega a acostarse, pero no está cianótica. Su pulso es de 120 bpm, y la respiración es de 32/min. La madre afirma que la niña ha usado su inhalador de albuterol varias veces al día durante los últimos 3 días y dos veces durante la noche anterior. Ella tomó dos inhalaciones adicionales en su camino al departamento de emergencias, pero su madre dice que “el inhalador no parecía estar ayudando, así que le dije que no tomara más”. ¿Qué medidas de emergencia se indican? ¿Cómo debe ser modificado su tratamiento a largo plazo?

Un aumento constante de la prevalencia de asma en los últimos 60 años la ha convertido en una enfermedad extraordinariamente común. Las razones de este aumento —las más sorprendentes en personas menores de 18 años y compartidas en todas las sociedades modernas, “occidentalizadas”— son poco conocidas. El estimado global de la cantidad de personas afectadas es de 300 millones. Sólo en Estados Unidos, 17.7 millones de adultos (7.4% de la población) y 6.3 millones de niños (8.6% de la población) tienen asma. La afección representa 10.5 millones de visitas ambulatorias, 1.8 millones de visitas al departamento de emergencias y 439 000 hospitalizaciones cada año. Teniendo en cuenta la prevalencia de la enfermedad, la mortalidad anual en Estados Unidos es baja —alrededor de 3 500 muertes— pero muchas de éstas se consideran prevenibles y el número no ha cambiado mucho a pesar de las mejoras en el tratamiento.

Las características clínicas del asma son episodios recurrentes de dificultad para respirar, opresión en el pecho y sibilancias, a menudo asociadas con tos. Sus características fisiopatológicas distintivas son el estrechamiento generalizado y reversible de las vías respiratorias bronquiales y un marcado aumento de la respuesta bronquial a los estímulos inhalados. Sus características patológicas son la inflamación linfocítica y eosinofílica de la mucosa bronquial. Estos cambios se acompañan de “remodelación” de la pared bronquial, con engrosamiento de la lámina reticular debajo del epitelio e hiperplasia de la vasculatura bronquial, músculo liso, glándulas secretoras y células caliciformes.

En el asma leve, los síntomas aparecen sólo de manera intermitente, en la exposición a los alérgenos o irritantes de las vías respiratorias, como la contaminación del aire o el humo del tabaco, durante el ejercicio o después de una infección viral de las vías respiratorias superiores. Las formas más graves de asma se asocian con síntomas más frecuentes y severos, especialmente por la noche. La constricción crónica de las vías respiratorias causa una insuficiencia respiratoria persistente, acentuada por exacerbaciones ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.