Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los fármacos que actúan en el sistema nervioso central (SNC) (CNS, central nervous system) fueron de los primeros en ser descubiertos por los humanos primitivos, y siguen siendo el grupo más utilizado de agentes farmacológicos*. Éstos incluyen medicamentos utilizados para tratar una amplia gama de afecciones neurológicas y psiquiátricas, así como medicamentos que alivian el dolor, suprimen las náuseas y reducen la fiebre, entre otros síntomas. Además, muchos medicamentos que actúan en el SNC se usan sin receta médica, para aumentar la sensación de bienestar.

Debido a su complejidad, los mecanismos por los cuales diversos medicamentos actúan en el sistema nervioso central no siempre se han entendido claramente. En las últimas décadas, sin embargo, se han logrado avances espectaculares en la metodología de la farmacología del SNC. Ahora es posible estudiar la acción de un fármaco en las neuronas individuales, e incluso en los receptores individuales dentro de las sinapsis. La información obtenida de dichos estudios es la base de varios desarrollos importantes en los estudios del SNC. En primer lugar, está claro que casi todos los medicamentos con efectos en el SNC actúan sobre receptores específicos que modulan la transmisión sináptica. Mientras que algunos agentes como los anestésicos generales y el alcohol pueden tener acciones inespecíficas en las membranas (aunque estas excepciones no son totalmente aceptadas), incluso estas acciones no mediadas por receptores dan como resultado alteraciones demostrables en la transmisión sináptica.

En segundo lugar, los medicamentos se encuentran entre las herramientas más valiosas para estudiar la función del sistema nervioso central, desde comprender el mecanismo de las convulsiones, hasta establecer la memoria a largo plazo. Los dos agonistas que imitan los transmisores naturales (y en muchos casos son más selectivos que las sustancias endógenas) y los antagonistas, son extremadamente útiles en tales estudios. Tercero, desentrañar las acciones de los medicamentos con eficacia clínica conocida, ha llevado a algunas de las hipótesis más fructíferas con respecto a los mecanismos de la enfermedad. Por ejemplo, la información sobre la acción de los fármacos antipsicóticos en los receptores de dopamina ha proporcionado la base para importantes hipótesis con respecto a la fisiopatología de la esquizofrenia. Los estudios de los efectos de una variedad de agonistas y antagonistas sobre los receptores de ácido γ-aminobutírico (GABA, γ-aminobutyric acid) han dado lugar a nuevos conceptos relacionados con la fisiopatología de varias enfermedades, incluida la ansiedad y la epilepsia.

Una apreciación completa de los efectos de un fármaco en el SNC requiere una comprensión de los múltiples niveles de organización del cerebro, desde los genes hasta los circuitos y el comportamiento. Este capítulo proporciona una introducción a la organización funcional del SNC y sus transmisores sinápticos como base para comprender las acciones de los fármacos descritos en los siguientes capítulos.

*El autor agradece al Dr. Roger A. Nicoll por sus contribuciones a ediciones anteriores.

ORGANIZACIÓN ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.