Skip to Main Content

CASO DE ESTUDIO

CASO DE ESTUDIO

Un estudiante de 19 años es llevado a la clínica por su madre, quien se ha preocupado por el comportamiento errático de su hijo y sus creencias extrañas. Destruyó un televisor porque sintió que le enviaba mensajes de hostigamiento. Además, informa haber escuchado voces que le dicen que miembros de la familia están tratando de envenenar su comida. Como resultado, el joven no está comiendo. Después de hacer un diagnóstico se le prescribe el haloperidol de forma ambulatoria, a una dosis que aumenta de manera gradual. El medicamento mejora los síntomas positivos del paciente, pero en última instancia causa efectos adversos intolerables, incluida la acatisia grave. Aunque más costoso, se le prescribe la lurasidona, un fármaco que en el transcurso de varias semanas de tratamiento mejora los síntomas y es tolerado por el paciente. ¿Qué signos y síntomas apoyarían un diagnóstico inicial de esquizofrenia? En el tratamiento de la esquizofrenia, ¿qué beneficios ofrecen los medicamentos antipsicóticos de segunda generación sobre los agentes tradicionales como el haloperidol? Además del manejo de la esquizofrenia, ¿qué otras indicaciones clínicas justifican la consideración del uso de fármacos clasificados nominalmente como antipsicóticos?

AGENTES ANTIPSICÓTICOS

Los fármacos antipsicóticos pueden reducir los síntomas psicóticos en una amplia variedad de afecciones, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la depresión psicótica, las psicosis asociadas con la demencia y las inducidas por fármacos.* También son capaces de mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad y las alteraciones del sueño, pero no son el tratamiento de elección cuando estos síntomas son la principal alteración en pacientes no psicóticos. Un neuroléptico es un subtipo de fármaco antipsicótico que produce una alta incidencia de efectos secundarios extrapiramidales (EPS, extrapyramidal side effects) a dosis clínicamente efectivas, o la catalepsia en animales de laboratorio. Los fármacos antipsicóticos de segunda generación o “atípicos” son el tipo de antipsicóticos más utilizados en la actualidad.

Historia

La reserpina y la clorpromazina fueron los primeros fármacos útiles para reducir los síntomas psicóticos en la esquizofrenia. La reserpina se usó sólo brevemente para este fin y ya no es de interés como agente antipsicótico. La clorpromazina es un agente neuroléptico, es decir, produce catalepsia en roedores y EPS en humanos. El descubrimiento de que su acción antipsicótica estaba relacionada con el bloqueo del receptor de la dopamina (D o DA) condujo a la identificación de otros compuestos como antipsicóticos entre los años 1950 y 1970. El descubrimiento de la clozapina en 1959 condujo a la constatación de que los fármacos antipsicóticos no deben causar necesariamente EPS en humanos a dosis clínicamente efectivas. La clozapina se denominó fármaco antipsicótico “atípico” debido a esta disociación; produce menos EPS a dosis antipsicóticas equivalentes en hombres y animales de laboratorio. Como resultado, ha habido un cambio importante en la práctica clínica que se aleja de los fármacos antipsicóticos típicos o de primera generación ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.