Skip to Main Content

CASO DE ESTUDIO

CASO DE ESTUDIO

Un anciano de 65 años es remitido a usted por su médico de atención primaria (PCP, primary care physician) para la evaluación y el tratamiento de una posible osteoporosis. El paciente acudió a su PCP para evaluar el dolor lumbar. Los rayos X de la columna vertebral mostraron algunos cambios degenerativos en la columna lumbar más varias deformidades en cuña en la columna dorsal. El paciente ha sido fumador por mucho tiempo (hasta dos cajetillas por día) y consume de dos a cuatro vasos de vino en la cena, más en los fines de semana. Tiene bronquitis crónica, presumiblemente por fumar, y ha sido tratado en numerosas ocasiones con prednisona oral para las exacerbaciones de bronquitis. Él está actualmente con tratamiento de 10 mg/d de prednisona.

El examen muestra cifosis de la columna dorsal, con cierta sensibilidad a la percusión del puño sobre la columna dorsal. La medición de absorciometría de rayos X de energía dual (DEXA, dual-energy x-ray) de la columna lumbar está “dentro de los límites normales”, pero el radiólogo señaló que la lectura puede ser engañosa debido a los cambios degenerativos. La medición de la cadera muestra una puntuación T (número de desviaciones estándar por las cuales la densidad ósea medida del paciente difiere de la de un adulto joven normal) en el cuello femoral de −2.2. ¿Qué otro diagnóstico general primario debe ser considerado y qué terapia debe ser iniciada?

FARMACOLOGÍA BÁSICA

El calcio y el fosfato, los principales constituyentes minerales del hueso, también son dos de los minerales más importantes para la función celular en general. En consecuencia, el cuerpo ha desarrollado complejos mecanismos para mantener cuidadosamente la homeostasis de calcio y fosfato (véase figura 42–1). Aproximadamente 98% de 1–2 kg de calcio y 85% de 1 kg de fósforo en el adulto humano se encuentran en los huesos, el principal reservorio de estos minerales. Este depósito es dinámico, con remodelación constante de hueso y rápido intercambio de mineral óseo con ese contenido en el líquido extracelular. El hueso también constituye el principal soporte estructural para el cuerpo y proporciona el espacio para la hematopoyesis. Esta relación es más que fortuita, ya que los elementos de la médula ósea afectan los procesos esqueléticos, así como los elementos esqueléticos afectan los procesos hematopoyéticos. Durante el envejecimiento y en las enfermedades nutricionales como la anorexia nerviosa y la obesidad, la grasa se acumula en la médula, lo que sugiere una interacción dinámica entre la grasa de la médula ósea y el hueso. Además, el hueso ha sido implicado como un tejido endocrino con liberación de osteocalcina, que en su forma no carboxilada estimula la secreción de insulina y la función testicular. Las anomalías en la homeostasis mineral ósea pueden conducir a una amplia variedad de disfunciones celulares (p. ej., tetania, coma, debilidad muscular), alteraciones en el soporte estructural del cuerpo (p. ej., osteoporosis con ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.