Skip to Main Content

CASO DE ESTUDIO

CASO DE ESTUDIO

Un hombre de 45 años con leucemia mielógena aguda de alto riesgo se somete a altas dosis de quimioterapia seguidas de un trasplante alogénico de células madre de un donante sin parentesco de consanguinidad. Él recibe tacrolimus y una dosis baja de metotrexato como profilaxis para la enfermedad de injerto contra huésped. Un mes después de la recuperación del recuento sanguíneo, desarrolla una erupción cutánea a pesar de la terapia de tacrolimus en curso. Una biopsia de piel confirma enfermedad injerto vs huésped aguda de grado II. ¿Cómo debe manejarse este caso farmacológicamente en este punto?

Los agentes que suprimen el sistema inmune desempeñan un papel importante para prevenir el rechazo de injertos de órganos o tejidos y en el tratamiento de ciertas enfermedades que surgen de la desregulación de la respuesta inmune. Si bien los detalles de los mecanismos de la acción de varios de estos agentes aún son desconocidos, el conocimiento de los elementos del sistema inmune es útil para comprender sus efectos. Los agentes que aumentan la respuesta inmune o alteran selectivamente el equilibrio de varios componentes del sistema inmune también resultan importantes en el manejo de ciertas enfermedades como el cáncer, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida sida (AIDS, acquired immune deficiency sindrome) y enfermedades autoinmunes o inflamatorias. Un número creciente de otras afecciones (infecciones, enfermedades cardiovasculares, trasplante de órganos) también son áreas para la manipulación inmune.

ELEMENTOS DEL SISTEMA INMUNE

RESPUESTAS INMUNES NORMALES

El sistema inmune ha evolucionado para proteger al huésped de la invasión de patógenos y eliminar la enfermedad. Cuando funciona en condiciones óptimas, el sistema inmune responde excelentemente a la invasión de patógenos, al tiempo que conserva la capacidad de reconocer los tejidos propios y los antígenos a los que es tolerante. La protección contra infecciones y enfermedades se provee por los esfuerzos conjuntos de los sistemas inmune adaptativo e innato.

El sistema inmune innato

El sistema inmune innato es la primera línea de defensa contra patógenos invasores (p. ej., bacterias, virus, hongos, parásitos) y consiste en componentes mecánicos, bioquímicos y celulares. Los componentes mecánicos incluyen piel/epidermis y moco; los componentes bioquímicos incluyen péptidos antimicrobianos y proteínas (p. ej., defensinas), complemento, enzimas (p. ej., lisozima, hidrolasas ácidas), interferones, pH ácido y radicales libres (p. ej., peróxido de hidrógeno, aniones superóxido); los componentes celulares incluyen neutrófilos, monocitos, macrófagos, células asesinas naturales (NK) y células asesinas naturales T (NKT). A diferencia de la inmunidad adaptativa, la respuesta inmune innata existe antes de la infección, no se intensifica por infecciones repetidas y generalmente no es antígeno-específico. Una piel o mucosa intacta es la primera barrera para la infección. Cuando se rompe esta barrera, se provoca una respuesta inmune innata inmediata, conocida como “inflamación”, y que finalmente conduce a la destrucción del patógeno. El proceso de destrucción de patógenos se puede lograr, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.