Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Como el mecanismo del trabajo es esencialmente un proceso de acomodación entre el feto y el canal por el que debe pasar, es evidente que la obstetricia carecía de fundamento científico hasta que la anatomía de la pelvis ósea y de las partes blandas conectadas con ella se entendió claramente.

—J. Whitridge Williams (1903)

PARED ABDOMINAL ANTERIOR

Piel, capa subcutánea y fascia

La pared abdominal anterior cubre las vísceras abdominales, se distiende para alojar al útero en expansión y proporciona acceso quirúrgico a los órganos reproductores internos. Por tanto, se requiere un conocimiento exhaustivo de su estructura estratificada para ingresar quirúrgicamente a la cavidad peritoneal.

Las líneas de Langer describen la orientación de las fibras dérmicas dentro de la piel. En la pared abdominal anterior, están dispuestas transversalmente. Como resultado, las incisiones verticales de la piel mantienen una mayor tensión lateral y, en general, desarrollan cicatrices más anchas. Por el contrario, las incisiones transversales bajas, como el Pfannenstiel, siguen las líneas de Langer y brindan mejores resultados estéticos.

La capa subcutánea se puede separar en una capa superficial, predominantemente grasa —la fascia de Camper y una capa membranosa más profunda— la fascia de Scarpa. La fascia de Camper continúa hacia el perineo para proporcionar sustancia grasa al monte de Venus y labios mayores y luego mezclarse con la grasa de la fosa isquioanal. La fascia de Scarpa continúa inferiormente en el periné como la fascia de Colles, descrita en la Perineo.

Por debajo de la capa subcutánea se encuentran los músculos de la pared abdominal anterior. Éstos consisten en los músculos rectos abdominales y piramidales los cuales se unen en la línea media. Los músculos oblicuos externos, oblicuos internos y transversos abdominales se extienden a través del resto de la pared. (figura 2-1). Las vainas fibrosas de estos tres últimos músculos forman la fascia aponeurótica primaria de la pared abdominal anterior. Éstas se fusionan en la línea media para formar la línea alba, que normalmente mide de 10 a 15 mm de ancho por debajo del ombligo (Beer, 2009). Una separación anormalmente amplia puede reflejar diástasis del recto o hernia.

FIGURA 2-1

Anatomía de la pared abdominal anterior. (Modificado con permiso de Corton MM. Anatomy. En: Hoffman BL, Schorge JO, Bradshaw KD, et al. Williams Gynecology, 3a. ed. New York: McGraw-Hill Education; 2016.)

Estas tres aponeurosis cubren también los músculos rectos abdominales formando así la vaina de los rectos. La estructura de esta vaina varía por encima y por debajo de una demarcación, denominada línea arqueada o arco de Douglas (véase figura 2-1). Por encima de esta línea, las aponeurosis cubren los vientres de los rectos abdominales en sus caras anterior y posterior. Por debajo de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.