Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Casi inmediatamente después de la implantación del óvulo, su trofoblasto comienza a proliferar e invadir el tejido decidual circundante. Al hacerlo, irrumpe a través de las paredes de los capilares maternos, de donde escapa la sangre y forma cavidades, que están limitadas en parte por el trofoblasto y la otra por la decidua. Los espacios de sangre materna establecidos de esta manera representan las etapas más tempranas de los espacios sanguíneos intervellosos de la futura placenta.

—J. Whitridge Williams (1903)

En 1903, las descripciones histopatológicas y embriológicas de la implantación del óvulo y el desarrollo de la placenta habían sido ampliamente estudiadas y descritas. Sin embargo, los orígenes y funciones de las hormonas del embarazo eran en gran parte desconocidos. De hecho, pasaron otros 25 o 30 años antes de que se descubrieran el estrógeno y la progesterona. En los últimos 50 años, se han dado notables avances para descubrir los pasos de la implantación y la estructura y función de la placenta.

Todos los obstetras deben comprender los pasos biológicos básicos necesarios para que las mujeres logren el embarazo con éxito. Varias anomalías pueden afectar a cada uno de estos momentos y conducir a la infertilidad o la pérdida del embarazo. En la mayoría de las mujeres, la ovulación cíclica espontánea continúa durante casi 40 años entre la menarquia y la menopausia. Sin anticonceptivos, hay aproximadamente 400 oportunidades para el embarazo, es decir, el día de la ovulación y sus pocos días anteriores. Esta estrecha ventana para la fertilización está controlada por la producción estrictamente regulada de esteroides ováricos. Además, estas hormonas promueven la regeneración endometrial óptima después de la menstruación en preparación para el siguiente periodo de implantación.

Si ocurre la fecundación, los eventos que comienzan después de la implantación del blastocisto persisten hasta el parto. Estos se derivan de una interacción única entre el trofoblasto fetal y el endometrio materno, que se ha transformado en la decidua. La capacidad de una madre y su feto para coexistir como dos sistemas inmunológicos distintos resulta de la regulación endocrina, paracrina e inmunológica de los tejidos materno y fetal de una manera que no se ve en ninguna otra parte. Además, la placenta media un sistema de comunicación materno fetal único, el cual crea un ambiente hormonal que inicialmente mantiene el embarazo y, al final, inicia los eventos que conducen al parto.

CICLO OVARIO-ENDOMETRIAL

Los ciclos menstruales ovulatorios predecibles, regulares, cíclicos y espontáneos están regulados por interacciones complejas del eje hipotálamo-hipófisis-ovario. Al mismo tiempo, los cambios cíclicos en la histología endometrial se reproducen fielmente (figura 5-1). Los mediadores esenciales en este proceso incluyen la hormona foliculoestimulante (FSH, follicle-stimulating hormone) y la hormona luteinizante (LH, luteinizing hormone), que son gonadotropinas derivadas de la glándula hipofisiaria; y las hormonas sexuales esteroideas ováricas: estrógeno y progesterona.

FIGURA 5-1

Control de la gonadotropina en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.