Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Para estudiar las fuerzas ejercidas por el parto, se insertó una bolsa de caucho en el útero que se conectó con un manómetro. De esta forma se encontró que la presión intrauterina, en los intervalos entre las contracciones, estaba representada por una columna de mercurio de 20 milímetros de alto, 5 de los cuales se debían a la tonicidad de las paredes y 15 a su contenido. Durante los dolores, sin embargo, el mercurio aumentó de manera considerable, alcanzando una altura de 80 a 250 milímetros.

—J. Whitridge Williams (1903)

Poco se escribió en la primera edición de este libro de texto sobre el control del feto durante el parto. Mucho más tarde, se adoptó la auscultación periódica de los latidos cardiacos fetales con un fetoscopio. Estas prácticas fueron eclipsadas a fines de la década de 1960 y a principios de la de 1970 por el desarrollo de la monitorización electrónica fetal (Hon, 1958). Se esperaba que la representación gráfica continua de la frecuencia cardiaca fetal fuera potencialmente diagnóstica para evaluar los eventos fisiopatológicos que afectan al feto.

Cuando se introdujo por primera vez la monitorización electrónica de la frecuencia cardiaca fetal, se utilizó principalmente en embarazos complicados, pero de manera gradual se empleó en la mayoría de los embarazos. Actualmente, más del 85% de todos los nacidos vivos en Estados Unidos se someten a una monitorización electrónica fetal (Ananth, 2013).

MONITORIZACIÓN ELECTRÓNICA FETAL

Monitorización electrónica interna (directa)

La medición directa del corazón del feto se lleva a cabo conectando un electrodo espiral bipolar de manera directa al feto (figura 24-1). El electrodo de alambre penetra en el cuero cabelludo fetal, y el segundo es un ala de metal en el electrodo. La señal eléctrica cardiaca fetal, onda P, complejo QRS y onda T, se amplifica y alimenta en un cardiotacómetro para el cálculo de la frecuencia cardiaca. El punto máximo de voltaje de la onda R es la porción del electrocardiograma (ECG, electrocardiogram) fetal más detectada con fiabilidad.

FIGURA 24-1

Monitorización electrónica fetal interna. Representación esquemática de un electrodo bipolar unido al cuero cabelludo fetal para la detección de complejos QRS fetales (F). También se muestra el corazón materno y el complejo eléctrico correspondiente (M) que se detecta.

En la figura 24-2 se muestra un ejemplo del método de procesamiento de la frecuencia cardiaca fetal empleado cuando se usa un electrodo de cuero cabelludo. El tiempo (t) en milisegundos entre las ondas R fetales se alimenta a un cardiotacómetro, donde se establece una nueva frecuencia cardiaca fetal con la llegada de cada nueva onda R. Como también se muestra en la figura 24-2, una contracción auricular prematura se calcula como una aceleración de la frecuencia cardiaca porque el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.