Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El prerrequisito esencial para la realización exitosa del parto pelviano descansa en la completa dilatación del cuello uterino y la ausencia de obstáculos mecánicos serios. Es cierto que en determinada cantidad de casos la extracción a través de un cuello uterino dilatado imperfectamente es posible, pero con frecuencia es efectuado sólo a costa de desgarros cervicales profundos.

—J. Whitridge Williams (1903)

Cerca del término del embarazo, el feto típicamente ha asumido una presentación cefálica. En cambio, si las nalgas o piernas fetales entran en la pelvis antes que la cabeza, la presentación es pelviana. Esta posición fetal es más común en momentos alejados del término del embarazo, ya que en fechas temprana del embarazo cada polo fetal tiene un volumen similar. A término, la presentación pelviana se presenta en aproximadamente 3 a 5% de los partos de un solo feto (Cammu, 2014; Lyons, 2015; Macharey, 2017).

CLASIFICACIÓN DE LAS PRESENTACIONES PELVIANAS

Las categorías de presentaciones pelvianas francas, completas e incompletas difieren en sus relaciones variables entre las nalgas y las extremidades inferiores. Con una presentación pelviana franca, las extremidades inferiores están flexionadas en las caderas y extendidas en las rodillas, de esta manera los pies descansan cerca de la cabeza (figura 28-1). Con una presentación pelviana completa, ambas caderas están flexionadas y una o ambas rodillas están flexionadas (figura 28-2). Con una presentación pelviana incompleta una o ambas caderas están extendidas. Como resultado uno o ambos pies o rodillas descansan debajo de las nalgas, de forma tal que un pie o rodilla está más abajo en el canal de parto (figura 28-3). Una presentación de pie es pelviana incompleta con uno o ambos pies debajo de las nalgas.

En los fetos pelvianos a término, el cuello puede estar extremadamente hiperextendido en quizás 5%, y se utiliza el término feto que mira a las estrellas (Cimmino, 1975). Con estos problemas, las anomalías uterinas o fetales pueden ser más prevalentes y lamentables si no son identificadas previamente (Phelan, 1983). Con esta hiperextensión, el parto vaginal puede traer como resultado lesiones en la médula espinal cervical. Por tanto, si se identifica a término, ésta es una indicación para parto por cesárea (Westgren, 1981). Dicho esto, la flexión en sí misma puede estar implicada, como en los casos de lesión de la médula espinal que han sido reportados después de un parto por cesárea sin incidentes de estos fetos (Hernandez-Marti, 1984). Con la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.