Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El pronóstico para el niño depende, por supuesto, del grado de desarrollo, así como de la condición patológica por la cual se realiza el parto prematuro. En general, en el caso de los niños nacidos antes de la semana treinta y dos, las posibilidades de sobrevivir son muy pequeñas.

—J. Whitridge Williams (1903)

En el momento de la primera edición de este libro de texto, el parto prematuro de un recién nacido vivo, con mucha frecuencia, era seguido por una muerte neonatal. Compare esto con los avances tecnológicos de hoy día, que han potenciado el umbral de viabilidad hasta las 22 a 24 semanas de gestación. Aun así, el recién nacido prematuro es susceptible a varias complicaciones médicas graves tanto en la etapa temprana como posterior de la vida (cuadro 34-1). Una causa de morbilidad y mortalidad citada con menos frecuencia son las malformaciones congénitas, las cuales tienen mayor incidencia en los partos pretérmino.

CUADRO 34-1Complicaciones de la prematuridad

Estas complicaciones se pueden ubicar en perspectiva en términos de resultados neonatales generales. En 2009, dos tercios de todas las muertes infantiles en Estados Unidos se produjeron en 12% de los nacidos antes de las 37 semanas (Mathews, 2013). Afortunadamente, durante la última década, las tasas de partos prematuros han disminuido alrededor de 12% en 2007 a 10% en 2014. Esto se debe en parte a una disminución en los partos de madres adolescentes (Ferré, 2016).

SÍNDROME DE DIFICULTAD RESPIRATORIA

La complicación fundamental del recién nacido prematuro es el síndrome de dificultad respiratoria (RDS, respiratory distress syndrome). Esto ocurre porque los pulmones inmaduros del bebé son incapaces de sostener la oxigenación necesaria. La hipoxia resultante es una causa subyacente asociada al daño neurológico como la parálisis cerebral. Además, la hiperoxia, un efecto secundario del tratamiento por RDS, contribuye a la presencia de enfermedades como la displasia broncopulmonar, la hipertensión pulmonar, la enterocolitis necrotizante, la leucomalacia periventricular y la retinopatía prematura.

Etiopatogénesis

Para proporcionar un intercambio de gases con la sangre inmediatamente después del parto, los pulmones deben llenarse rápidamente de aire mientras se elimina el líquido. Al mismo tiempo, el flujo de sangre arterial pulmonar debe aumentar notablemente. Aunque parte del líquido se expulsa a medida que el tórax se comprime durante el parto vaginal, la mayoría se absorbe a través de los linfáticos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.