Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Una convulsión eclámptica a veces ocurre sin previo aviso, “como un rayo en un cielo despejado”, en mujeres que aparentemente se encuentran en perfecto estado de salud. En la mayoría de los casos, no obstante, el episodio es precedido, durante un periodo más largo o más corto, por síntomas premonitorios indicativos de toxemia del embarazo, estando entre los más comunes el edema, la cefalea, el dolor epigástrico y posibles alteraciones de la visión.

— J. Whitridge Williams (1903)

En el momento de la primera edición de este libro de texto, se aceptó que la “toxemia” precedía a la mayoría de los casos de eclampsia. El papel central de la hipertensión aún no se había descubierto, y después de muchos años se hizo evidente que la preeclampsia era un síndrome del cual la hipertensión era sólo una faceta importante. Aun así, los mecanismos por los cuales el embarazo incita o agrava la hipertensión siguen sin resolverse. De hecho, los trastornos hipertensivos continúan siendo uno de los problemas no resueltos más significativos e intrigantes de la obstetricia. Estos trastornos complican de 5 a 10% de todos los embarazos, y unidos forman parte de la tríada mortal —junto con la hemorragia y la infección— que contribuye en gran medida a las tasas de morbilidad y mortalidad maternas. De los trastornos hipertensivos, el síndrome de preeclampsia, ya sea solo o superpuesto a la hipertensión crónica, es el más peligroso. Como se discutió con posterioridad, la hipertensión de inicio reciente durante el embarazo —denominada hipertensión gestacional— es seguida por signos y síntomas de preeclampsia la mayor parte de las veces, y la preeclampsia se identifica en 4 a 5% de todos los embarazos (Martin, 2012).

La Organización Mundial de la Salud (WHO, World Health Organization) revisa sistemáticamente la mortalidad materna en todo el mundo, y en los países desarrollados, 16% de las muertes maternas se atribuyó a trastornos hipertensivos (Khan, 2006). En Estados Unidos, de 2011 a 2013, 7.4% de las muertes maternas asociadas a un embarazo en 2009 fue causada por preeclampsia o eclampsia (Creanga, 2017). Una tasa similar fue de 10% en Francia, desde 2003 hasta 2007 (Saucedo, 2013). Es importante destacar que más de la mitad de estas muertes relacionadas con la hipertensión se consideraron como prevenibles (Berg, 2005).

TERMINOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO

Para actualizar y codificar la terminología y clasificación de los trastornos hipertensivos del embarazo, un Grupo de Trabajo del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (2013) ha proporcionado recomendaciones basadas en la evidencia para la práctica clínica. La clasificación básica anterior se mantuvo y describe cuatro tipos de enfermedad hipertensiva:

  1. Síndrome de preeclampsia y eclampsia.

  2. Hipertensión crónica de cualquier etiología.

  3. Preeclampsia sobreagregada a hipertensión crónica.

  4. Hipertensión gestacional, no se desarrolla evidencia definitiva del síndrome de preeclampsia, y la hipertensión se resuelve a las 12 ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.