Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En los gemelos de un solo óvulo, siempre hay un área determinada de la placenta en la que hay anastomosis entre los sistemas vasculares, la cual nunca está presente en la placenta fusionada de los gemelos de doble óvulo. Por tanto, si en un periodo temprano el corazón de un embrión es considerablemente más fuerte que el del otro, un área que aumenta de manera gradual de la porción comunicante de la placenta está monopolizada por el primero, de modo que su corazón aumenta rápidamente de tamaño, mientras que el de este último recibe menos sangre y finalmente se atrofia.

—J. Whitridge Williams (1903)

En la época de Williams, se desconocía mucho sobre el desarrollo embriológico y morfológico de los embarazos múltiples. Estos embarazos pueden ser el resultado de dos o más eventos de fertilización, de una fertilización única seguida de una división del cigoto o de una combinación de ambas. Las gestaciones múltiples fueron problemáticas durante esos tiempos y siguen siéndolo hoy tanto para la madre como para sus fetos. Por ejemplo, en Estados Unidos, aproximadamente una cuarta parte de los neonatos de muy bajo peso al nacer —aquellos nacidos con un peso <1 500 g, son de gestaciones múltiples (Martin, 2017).

Alimentado en gran medida por la terapia de infertilidad, tanto la tasa como la cantidad de gemelos y los partos múltiples de orden superior aumentaron dramáticamente durante las décadas de 1980 y 1990 en Estados Unidos. Los datos nacionales de Martin y colaboradores (2017) presentados aquí, son informativos. La tasa de hermanamiento aumentó un 76%, de 18.9 por 1 000 nacidos vivos en 1980 a 33.2 en 2009. Durante el mismo periodo, el número de nacimientos múltiples de orden superior alcanzó su punto máximo en 1998 a una tasa de 1.9 por 1 000 nacimientos totales. Sin embargo, desde entonces, la evolución de la gestión de la infertilidad ha reducido las tasas de nacimientos multifetales de orden superior —en especial entre las mujeres blancas no hispanas. Por ejemplo, la tasa de trillizos o más disminuyó en más de 50% del 1998 al 2015 en este grupo demográfico. Y, en el 2015, la tasa de natalidad multifetal total fue de 34.5 por 1 000, con gemelos que representan casi 97% de estos nacimientos.

Estas tasas de embarazos múltiples tienen un efecto directo sobre las tasas de nacimientos prematuros y sus comorbilidades. Además, los riesgos de malformación congénita y sus consecuencias son mayores con las gestaciones múltiples. Es importante destacar que este mayor riesgo se aplica a cada feto y no es simplemente el resultado de más fetos. En resumen, en 2013 en Estados Unidos, los nacimientos múltiples representaron 3% de todos los nacidos vivos, pero 15% de todas las muertes infantiles. Además, el riesgo de muerte infantil aumentó proporcionalmente con el número de fetos en el embarazo (Matthews, 2015). En particular, la tasa de mortalidad infantil de los ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.