Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Como regla general, todas las enfermedades que someten al organismo a una tensión considerable son mucho más graves cuando se presentan en una mujer embarazada.

—J. Whitridge Williams (1903)

Como repasó Williams en 1903, las mujeres embarazadas son susceptibles a cualquier trastorno médico y quirúrgico que puede afectar a las mujeres en edad fértil. Algunos de estos, en especial los que son crónicos, suelen preceder al embarazo. Pero, pueden complicar de forma aguda un embarazo normal. De las estimaciones, una población manejada por atención médica tenía una tasa general de hospitalización prenatal de 10.1 por 100 partos (Gazmararian, 2002). Alrededor de un tercio correspondió a afecciones no obstétricas que incluían enfermedades renales, pulmonares e infecciosas. En otro estudio de la muestra nacional de pacientes hospitalizados de 2002, la tasa de hospitalización por lesiones fue de 4.1 mujeres por 1 000 partos (Kuo, 2007). Por último, cerca de 1 en cada 635 mujeres embarazadas se someterá a un procedimiento quirúrgico no obstétrico (Corneille, 2010; Kizer, 2011).

Los obstetras deben tener un conocimiento práctico amplio de los trastornos médicos que son comunes en las mujeres en edad fértil. Muchos de estos están dentro del ámbito del obstetra general. Sin embargo, otros trastornos justificarán la consulta y otros requieren un equipo multidisciplinario. Estos últimos pueden incluir especialistas en medicina materno-fetal, profesionales del hospital, internistas y subespecialistas médicos, cirujanos, anestesiólogos y muchas otras disciplinas (Levine, 2016). El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Sociedad de Medicina Materno-Fetal (2014, 2017b) redefinieron aspectos de la atención materna y propusieron niveles requeridos de atención especializada.

Debe ser axiomático que una mujer nunca deba ser penalizada por estar embarazada. Para asegurar esto, se deben abordar varias preguntas:

  • ¿Qué manejo se recomendaría si la mujer no estuviera embarazada?

  • ¿Si el manejo propuesto es diferente porque la mujer está embarazada, puede ser justificado?

  • ¿Cuáles son los riesgos frente a los beneficios para la madre y su feto, y si son contrarios entre sí?

  • ¿Puede un plan de manejo individualizado ser ideado para equilibrar beneficios frente a riesgos de cualquier alteración?

Este enfoque permite la atención individualizada para mujeres con la mayoría de los trastornos médicos y quirúrgicos que complican el embarazo.

FISIOLOGÍA MATERNA Y VALORES DE LABORATORIO

El embarazo induce cambios fisiológicos en casi todos los sistemas de órganos. A su vez, los resultados de numerosas pruebas de laboratorio se alteran, y algunos valores, en la mujer no embarazada, se consideran anormales. Por otra parte, algunos pueden parecer estar dentro de un rango normal, pero son decididamente anormales para el embarazo. Estos cambios pueden amplificar u ofuscar la evaluación de condiciones coexistentes. El amplio rango de los efectos del embarazo en fisiología normal y los valores de laboratorio se discuten en los capítulos que siguen en esta sección ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.