Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las mujeres embarazadas están expuestas a la misma posibilidad de lesión que en otras etapas de su vida, pues el pronóstico no se ve alterado de forma natural, excepto que el aborto ocurra con frecuencia.

—J. Whitridge Williams (1903)

Las observaciones realizadas hace más de un siglo son menos aplicables hoy a las embarazadas en estado crítico debido a las capacidades actuales de cuidados intensivos. Por ejemplo, los trastornos médicos, quirúrgicos y obstétricos graves, que complican el embarazo, a menudo son manejados por un equipo multidisciplinario para una atención óptima.

Es indiscutible que los obstetras y otros miembros del equipo de atención médica deben tener un conocimiento práctico de las consideraciones únicas en las embarazadas. Algunos de los temas analizados en el capítulo 46 incluyen cambios fisiológicos inducidos por el embarazo, alteraciones en los valores normales de laboratorio y consideración para el segundo paciente, el feto. Debido a que estas mujeres en estado crítico suelen ser jóvenes y gozan de buena salud, su pronóstico generalmente es mejor que el de muchos otros pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos (ICU, intensive care units) (Gaffney, 2014).

CUIDADO INTENSIVO OBSTÉTRICO

En Estados Unidos cada año, entre 1 y 3% de las embarazadas requieren servicios de cuidado intensivo, y el riesgo de muerte durante tales admisiones varía entre 2 y 11% (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, 2017). Aquellas con complicaciones relacionadas con el embarazo, especialmente hemorragia e hipertensión, tienen la mayor necesidad de cuidados intensivos (Chantry, 2015; Gaffney, 2014; Guntupalli, 2015a, b). Dicho esto, muchas admisiones anteparto son por razones no obstétricas, que incluyen diabetes, neumonía o asma, enfermedad cardiaca, hipertensión crónica, pielonefritis y tirotoxicosis (Guntupalli, 2015b; Zeeman, 2006). Además, a menudo se requiere de cuidados críticos durante el parto y posparto para trastornos hipertensivos, hemorragia, sepsis o complicaciones cardiopulmonares. En casos de hemorragia potencialmente mortal, los procedimientos quirúrgicos pueden ser necesarios, y la proximidad a un quirófano de parto es primordial. Para las mujeres que no han parido, el bienestar fetal también se ve favorecido por esta proximidad, especialmente porque muchas de ellas son pretérmino (Kilpatrick, 2016).

Organización de cuidados críticos

El concepto y el desarrollo de cuidados críticos para todos los aspectos de la medicina y la cirugía comenzaron en la década de 1960. Los Institutos Nacionales de la Salud celebraron una Conferencia de consenso (1983) y la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos estableció en 1988 y 1999 pautas para las ICU. Especialmente pertinentes para la obstetricia, estas costosas unidades impulsaron la evolución de una unidad de cuidados intermedios reducidos. Estas últimas fueron diseñadas para pacientes que no requerían cuidados intensivos, pero que necesitaban un nivel de atención más alto que el proporcionado en una sala general. El Colegio Americano de Medicina de Cuidados Críticos y la Sociedad ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.