Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Hace poco vi a una paciente que se imaginó a sí misma en el último mes de embarazo, y que, mientras me hablaba, se manifestaba sobre la violencia de los movimientos, pero al examinarla descubrí que su útero era de tamaño normal y que el agrandamiento de su abdomen se debió a un rápido aumento del depósito de grasa.

—J. Whitridge Williams (1903)

A principios del siglo pasado, la obesidad no era muy problemática, y con pocas excepciones, Williams no se refirió a sus efectos obstétricos adversos. En la actualidad, el peso excesivo es un problema de salud importante en muchas sociedades de consumo (GBD 2015 Obesity Collaborators, 2017). De hecho, para 2014, más de un tercio de todos los adultos en Estados Unidos eran obesos (Ogden, 2015).

Los aspectos de salud adversos de la obesidad son sorprendentes e incluyen riesgos para la diabetes mellitus, cardiopatía, hipertensión, apoplejía y osteoartritis. Las embarazadas obesas y sus fetos son propensos a diversas complicaciones graves relacionadas con el embarazo y a mayores tasas de morbilidad y mortalidad a largo plazo.

CONSIDERACIONES GENERALES

Definiciones y prevalencia.

De los sistemas para clasificar la obesidad, el índice de masa corporal (BMI, body mass index), también conocido como el índice de Quetelet, es el más utilizado. El BMI se calcula como el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la altura en metros (kg/m2). Los valores de BMI calculados están disponibles en varias formas gráficas y cuadros (figura 48-1). Los Institutos Nacionales de Salud (2000) clasifican a los adultos según el BMI de la siguiente manera: normal es de 18.5 a 24.9 kg/m2, el sobrepeso es de 25 a 29.9 kg/m2 y la obesidad es ≥30 kg/m2. La obesidad se divide además en: clase 1, de 30 a 34.9 kg/m2; clase 2, de 35 a 39.9 kg/m2 y clase 3, ≥40 kg/m2. La de clase 3 se denomina a menudo obesidad mórbida, y la obesidad supermórbida se caracteriza por un BMI de ≥50 kg/m2.

FIGURA 48-1

Tabla de estimación del índice de masa corporal (BMI). Si se desea buscar la categoría de BMI para un individuo en particular, ubique el punto en el que se cruzan la altura y el peso.

Según estas definiciones, de 2011 a 2014, un poco más mujeres que hombres fueron designadas como obesas: 36 frente a 34% (Ogden, 2015). Entre las niñas y las mujeres, la prevalencia de la obesidad aumenta con la edad y varía entre las etnias (figura 48-2). Aunque la obesidad es ahora común en todos los niveles socioeconómicos, la gravedad general avanza con el aumento ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.