Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La diabetes puede existir antes del inicio del embarazo o puede no aparecer hasta el parto. En general, se cree que el pronóstico es alarmante para la madre y el niño, pero una revisión de la literatura muestra que menos de 25% de las madres murió por coma diabético, mientras que el parto prematuro ocurrió sólo en un tercio de los casos.

—J. Whitridge Williams (1903)

A principios de la década de 1900, la diabetes manifiesta que complicaba el embarazo se asociaba con una morbilidad y una mortalidad terribles para una madre y su feto. Aunque enormemente mitigada por el descubrimiento de la insulina, la diabetes manifiesta y la diabetes gestacional aún son complicaciones tremendas del embarazo.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (2017), el número de adultos diagnosticados con diabetes en Estados Unidos es de 23.1 millones, y casi una cuarta parte de las personas con diabetes en ese país permanecen sin ser diagnosticadas. Entre las razones de estas tasas sustanciales se encuentran un envejecimiento de la población con mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, el crecimiento de la población dentro de un grupo minoritario con un riesgo particular de diabetes tipo 2, y un aumento dramático en las tasas de obesidad, también conocida como diabesidad. Este término refleja la fuerte relación entre la diabetes y la actual epidemia de obesidad en Estados Unidos, y subraya la necesidad crucial de que las intervenciones de dieta y estilo de vida cambien la trayectoria de ambos padecimientos.

Hay un gran interés en los eventos que preceden a la diabetes, y esto incluye el entorno intrauterino. Sobre este punto se cree que la impronta temprana tiene efectos más adelante en la vida (Saudek, 2002). Por ejemplo, la exposición en el útero a la hiperglucemia materna conduce a hiperinsulinemia fetal, lo que provoca un aumento en las células de grasa fetal. Esto lleva a la obesidad y a la resistencia a la insulina en la infancia (Feig, 2002). Tales factores a su vez causan tolerancia a la glucosa y diabetes en la edad adulta. Este ciclo de exposición fetal a la diabetes, que conduce a la obesidad infantil y a la intolerancia a la glucosa, se analiza con más detalle en el capítulo 48 (Tratamiento anteparto).

TIPOS DE DIABETES

En las mujeres no embarazadas, el tipo de diabetes se basa en su presunta etiopatología y sus manifestaciones fisiopatológicas. La deficiencia absoluta de insulina, por lo general de etiología autoinmune, caracteriza la diabetes tipo 1. En contraste, la resistencia a la insulina, la deficiencia relativa de insulina o la producción elevada de glucosa caracterizan la diabetes tipo 2 (cuadro 57-1). Es usual que ambos tipos estén precedidos por un periodo de homeostasis anormal de la glucosa, a menudo denominado prediabetes. Los términos diabetes mellitus insulino ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.