Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Debido a la gran vascularidad presente en el embarazo, las numerosas articulaciones pélvicas siempre muestran una motilidad un tanto incrementada. En casos raros, particularmente cuando la pelvis se contrae en la parte inferior, se ha observado ruptura espontánea de la sínfisis púbica o de una o ambas articulaciones sacroilíacas.

—J. Whitridge Williams (1903)

En la primera edición de Obstetricia, de Williams, la principal preocupación en relación con los trastornos de las articulaciones era la obstrucción de la pelvis causada por el raquitismo. No se mencionan las artritis que complican el embarazo. Y, por supuesto, todavía no se han aclarado las enfermedades mediadas por el sistema inmune.

Los trastornos del tejido conjuntivo, también llamados trastornos vasculares y del colágeno, tienen dos causas subyacentes principales. Primero, las enfermedades por inmunocomplejos en las cuales el daño tisular es causado por la deposición de los inmunocomplejos. Como estos se manifiestan por inflamación estéril, fundamentalmente de piel, articulaciones, vasos capilares y riñones, se denominan enfermedades reumáticas. Muchas de estas enfermedades por inmunocomplejos tienen mayor prevalencia en las mujeres, por ejemplo, el lupus sistémico eritematoso (SLE, systemic lupus erythematosus) y la artritis reumatoide. En segundo lugar, están los trastornos hereditarios de los huesos, la piel, los cartílagos, los vasos capilares y las membranas basales. Algunos ejemplos incluyen el síndrome de Marfan, la osteogénesis imperfecta y el síndrome de Ehlers-Danlos.

ENFERMEDADES INMUNOLÓGICAS DEL TEJIDO CONJUNTIVO

Estos trastornos pueden separarse en dos grupos: los que están asociados con la formación de autoanticuerpos y los que no la tienen. El factor reumatoide (RF, rheumatoid factor) es un autoanticuerpo que se encuentra en muchas enfermedades inflamatorias autoinmunes tales como SLE, artritis reumatoide, esclerosis sistémica (esclerodermia), enfermedad mixta del tejido conjuntivo, dermatomiositis, polimiositis y varios síndromes de vasculitis. Las espondiloartropatías seronegativas están fuertemente asociadas con la expresión del antígeno leucocitario humano B27 (HLAB27, human leukocyte antigen B27) e incluyen espondilitis anquilosante, artritis psoriásica, enfermedad de Reiter y otros síndromes de artritis.

El embarazo puede mitigar la actividad en algunos de estos síndromes como resultado de la inmunosupresión que también permite el injerto exitoso de tejidos fetales y placentarios. Estos cambios son analizados en detalle en los capítulos 4 y 5 (Metabolismo de hierro y Amnios, respectivamente). Un ejemplo es el predominio inducido por el embarazo de las células T2 cooperadoras en comparación con las células cooperadoras T1 productoras de citoquinas (Keeling, 2009). Las hormonas del embarazo también alteran las células inmunes. A saber, la respuesta de las células T es regulada negativamente por los estrógenos y positivamente por los andrógenos, y la progesterona es inmunosupresora (Cutolo, 2006; Häupl, 2008a; Robinson, 2012).

En cambio, la enfermedad mediada por el sistema inmune puede contribuir a complicaciones obstétricas. En un estudio de cohorte longitudinal se observó que los trastornos reumáticos sistémicos autoinmunes no reconocidos se asocian con ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.