Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La demencia del embarazo suele ser una manifestación de autointoxicación y puede ir acompañada de síntomas melancólicos o maniacos. Por lo general, persiste durante toda la gestación pero desaparece poco después del parto, a menos que el paciente tenga una tendencia hereditaria hacia un trastorno mental.

—J. Whitridge Williams (1903)

El tema de la enfermedad mental fue abordado brevemente por Williams en 1903, cuando parece que las psicosis puerperales agudas fueron manifestaciones de eclampsia o sepsis. Más de 100 años después hemos aprendido que el embarazo y el puerperio son a veces lo suficientemente estresantes como para provocar alguna enfermedad mental. Dicha enfermedad puede representar la recurrencia o exacerbación de un trastorno psiquiátrico preexistente, o puede indicar el inicio de una nueva afección. Esta edición número 25 de Obstetricia de Williams marca sólo la segunda edición con un capítulo concentrado en las enfermedades psiquiátricas. Para enfatizar el creciente interés nacional en este tema, el Dr. Gerald F. Joseph Jr., presidente del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, declaró la depresión posparto como una iniciativa en 2009.

Los trastornos psiquiátricos durante el embarazo se asocian con menos atención prenatal, uso de sustancias, resultados obstétricos y neonatales deficientes y mayores tasas de enfermedad psiquiátrica posparto (Frieder, 2008). A pesar de estos riesgos conocidos, los proveedores de servicios de obstetricia a menudo se muestran reacios a confrontar o fracasan en la identificación de algunos de estos problemas de salud mental durante el embarazo. Por ejemplo, Lyell y sus colegas (2012) encontraron que el diagnóstico de depresión no estaba documentado en casi la mitad de los registros de mujeres deprimidas. Sin embargo, los trastornos del estado de ánimo perinatal pueden tener consecuencias de gran alcance más allá del efecto inmediato sobre la salud mental materna y la función social al afectar adversamente la relación madre-hijo (Weinberg, 1998).

Además, el suicidio es una causa principal de muerte entre las mujeres durante el periodo perinatal en Estados Unidos, y la depresión profunda es uno de los factores más importantes para predecir la mentalidad suicida (Melville, 2010). Entre 2004 y 2012, las autolesiones, el suicidio o las sobredosis de fármacos fueron las causas principales de muerte materna en Colorado (Metz, 2016). En un análisis de 10 años de las hospitalizaciones en el estado de Washington, Comtois y asociados (2008) estudiaron a 355 mujeres con un intento de suicidio posparto. El abuso de sustancias se relacionó con un riesgo seis veces mayor y la hospitalización psiquiátrica previa con un riesgo de suicidio 27 veces mayor. Esas tasas aumentaron aún más si hubo múltiples hospitalizaciones. También es de destacar que 54% de los suicidios asociados con el embarazo involucran un conflicto íntimo de pareja (Palladino, 2011).

AJUSTES PSICOLÓGICOS AL EMBARAZO

Los factores tanto bioquímicos como estresantes de la vida pueden influir notablemente en la salud y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.