Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Cuadro favorito | Descargar (.pdf) | Imprimir
ACTH (Adrenocorticotropic hormone), Hormona adrenocorticotrópica
ADH (Antidiuretic hormone), Hormona antidiurética
AIDS (Acquired immunodeficiency syndrome), sida, síndrome de inmunodeficiencia adquirida
AVP (Arginine vasopressin), Arginina vasopresina
CSW (Cerebral salt wasting), Pérdida de sal cerebral
DDAVP (Desamino, D-8 arginine vasopressin), Desamino, D-8 arginina vasopresina
PAVP (Plasma vasopressin concentration), Concentración de vasopresina plasmática
pOsm (plasma osmolality), Osmolalidad plasmática
SIADH (Syndrome of inappropriate antidiuretic hormone secretion), Síndrome de secreción inapropiada de la hormona antidiurética
V1–3 (Vasopressin receptor, types 1–3), Receptor de vasopresina, tipos 1–3

FISIOLOGÍA DE LA FUNCIÓN HORMONAL

La vasopresina es la hormona retenedora del agua en todos los mamíferos y, junto con la sed, es el principal regulador de la osmolalidad. La presión y el volumen están regulados, de manera primordial, por cambios en el balance de sodio, mediado por renina, angiotensina y aldosterona. La relativa importancia de la vasopresina en la regulación de la osmolalidad, frente a la regulación de presión, se refleja en la sensibilidad a los cambios, en la osmolalidad frente a los cambios presión/volumen. La figura 5–1 ilustra la exquisita sensibilidad de los osmorreceptores a tan sólo un 1% de cambio en la osmolalidad. La regulación de la secreción de vasopresina por barorreceptores, sin embargo, implica que concurran muchas entradas simpáticas y sinérgicas y la disminución en el volumen o la presión de 10 a 15% es necesaria, antes de que haya un aumento mensurable de la vasopresina en plasma.

FIGURA 5–1

Secreción de vasopresina en respuesta al porcentaje de aumento en la osmolalidad o disminución de la presión o el volumen. (Reproducido con permiso de Brenner BM, Rector FC. The Kidney. 3rd ed. Philadelphia: WB Saunders; 1986).

La exquisita sensibilidad en la relación de la osmolalidad plasmática a la osmolalidad urinaria y al volumen de orina se ilustran en la figura 5–2. Mientras que el rango normal de osmolalidad plasmática abarca un rango de, aproximadamente, 10 mOsm/L, para cualquier individuo, el punto de ajuste es mucho más estrecho. Pequeños cambios en la osmolalidad producen un correspondiente cambio lineal en la vasopresina plasmática. Como se ilustra en la figura 5–2, el rango normal de osmolalidad plasmática y vasopresina en plasma, lo produce un aumento lineal correspondiente de la osmolalidad en la orina, de máxima dilución a concentración máxima. Este rango completo, desde la máxima cantidad de orina diluida hasta la concentración máxima en la orina, se logra mediante un estrecho rango de vasopresina plasmática (de aproximadamente 1 a 5 pg/mL). En circunstancias inusuales, la osmolalidad plasmática puede elevarse más allá del rango normal, y hay un aumento correspondiente en la vasopresina plasmática, pero la osmolalidad urinaria se ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.