Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Preguntas de evaluación inicial

  1. ¿Por qué se denomina anfizoicas a este grupo de amibas?

  2. ¿Tiene importancia la contaminación del agua en la proliferación de las amibas de vida libre (AVL)?

  3. ¿Qué son los amebostomas?

  4. ¿Cuáles son los principales factores de riesgo de la queratitis amibiana?

  5. ¿Qué diferencia importante existe entre la encefalitis amibiana causada por Sappinia pedata y la ocasionada por Acanthamoeba spp. y Balamuthia mandrillaris?

Las amibas de vida libre (AVL), son protozoos, eucariontes con mitocondria. También se las conoce como amibas anfizoicas porque tienen la dualidad de vivir libremente en la naturaleza, así como la capacidad de inducir enfermedades en el ser humano y en los animales (Page, 1988). Entre los muchos géneros de amibas de vida libre que existen en la naturaleza, solamente los siguientes cuatro están asociados con enfermedades humanas: Naegleria, Acanthamoeba, Balamuthia y Sappinia. Estas amibas están diseminadas en la naturaleza y pueden encontrarse en suelo, agua y aire. Las infecciones causadas por estas amibas comprometen al cerebro, los ojos, los pulmones y la piel. Aunque el número de infecciones causadas por estos microorganismos es bajo en comparación con otros protozoos parásitos, la dificultad en su diagnóstico, el reto de encontrar tratamientos antimicrobianos eficaces y la morbilidad, así como la relativamente alta mortalidad asociada a las infecciones cerebrales, han sido causa de preocupación para los parasitólogos y el personal clínico y de laboratorio. Además, se ha demostrado que Acanthamoeba y Naegleria, entre otras amibas de vida libre, pueden actuar como vectores y reservorios de virus, hongos y bacterias. Estos microorganismos sobreviven e incluso algunos se multiplican dentro de las amibas. De esta manera, las amibas proporcionan un mecanismo de protección para evadir ambientes hostiles y un medio para transportarse y colonizar nuevos hábitats aprovechando los mecanismos de dispersión de las AVL.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL PARÁSITO

Naegleria fowleri

Es la única especie de este género que se ha aislado de casos de meningoencefalitis amibiana primaria (MEAP) en humanos. Tiene tres estadios en su ciclo de vida: trofozoíto o forma vegetativa, flagelado y quiste (figura 5–1). El trofozoíto mide entre 15 y 25 µm y su locomoción se debe a seudópodos redondeados llamados lobópodos. El citoplasma es granular con mitocondrias, lisosomas y vacuolas; el núcleo se localiza en la parte central con gránulos de cromatina y un nucléolo esférico (figura 5–2A). Se reproduce por fisión nuclear y el núcleo se divide por promitosis, proceso en el cual, el nucléolo y la membrana nuclear persisten durante la división celular. El flagelado tiene forma de pera y es biflagelado, aunque puede formar hasta 10 flagelos. En esta forma no se alimenta y es reversible a la etapa de trofozoíto. Los quistes son estructuras de resistencia que se forman en respuesta a condiciones ambientales adversas, son esféricos (8 a 15 µm de diámetro) y poseen una doble pared ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.