Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El rol fisiológico principal de los pulmones es hacer que el oxígeno esté disponible en los tejidos para el metabolismo y eliminar el principal subproducto de ese metabolismo: el dióxido de carbono. Los pulmones realizan esta función moviendo el aire inspirado muy cerca del lecho capilar pulmonar, para permitir que se lleve a cabo el intercambio de gases por difusión simple. Esto se logra con una carga de trabajo mínima, se regula de manera eficiente en un amplio rango de la demanda metabólica, y se lleva a cabo mediante la combinación adecuada de ventilación y perfusión pulmonar. La extensa área de superficie del sistema respiratorio también debe protegerse de una amplia variedad de agresiones ambientales nocivas o infecciosas.

Los seres humanos poseen un sistema respiratorio complejo y eficiente que satisface estos diversos requisitos. Cuando se produce una lesión en los componentes del sistema respiratorio, se interrumpe la función integrada del conjunto. Las consecuencias pueden ser profundas. La lesión o disfunción de la vía aérea produce enfermedades pulmonares obstructivas, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La lesión del parénquima pulmonar puede provocar enfermedades pulmonares restrictivas, como fibrosis pulmonar idiopática, síndrome de dificultad respiratoria aguda y enfermedad vascular pulmonar. Para comprender las presentaciones clínicas de las enfermedades pulmonares, primero es necesario entender la organización anatómica y funcional de los pulmones que determina un funcionamiento normal.

PREGUNTAS DE CONTROL

  • 1. ¿Cuáles son las dos funciones fisiológicas principales de los pulmones?

  • 2. ¿Cuáles son los requisitos para una función pulmonar exitosa?

ESTRUCTURA Y FUNCIÓN NORMALES DE LOS PULMONES

ANATOMÍA

Un sistema respiratorio maduro consiste en pulmones recubiertos por pleura visceral, contenidos por la pared torácica y el diafragma; en condiciones normales el diafragma sirve como el principal músculo de fuelle para la ventilación. Los pulmones se dividen en lóbulos, cada uno de los cuales es demarcado por la pleura visceral intermedia. Cada pulmón posee un lóbulo superior e inferior; el lóbulo medio y la língula son los terceros lóbulos en los pulmones derecho e izquierdo respectivamente. Al final de la espiración, la mayor parte del volumen de los pulmones es aire (cuadro 9–1), mientras que casi la mitad de la masa de los pulmones se debe al volumen sanguíneo. Una prueba de lo delicada que resulta la estructura de la región de intercambio de gases de los pulmones, es que el tejido alveolar tiene un peso total de sólo 250 g, pero en cambio tiene una superficie total de 75 m2.

CUADRO 9–1Componentes de un pulmón humano normal

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.