Skip to Main Content

SINONIMIA

Acné juvenil, acné común, acné polimorfo.

Definición

Proveniente del griego acmé (que sale a la superficie, que hace punta), el término acné vulgar (vulgaris, común) corresponde a la inflamación crónica de la unidad pilosebácea producida por retención del sebo. Aparece en la pubertad en personas con piel seborreica; predomina en la cara (99%), espalda (60%) y el tórax (15%). Las lesiones son comedones, pápulas y pústulas; puede haber abscesos, quistes y cicatrices.

Datos epidemiológicos

Su distribución es universal; afecta a la mayoría de los adolescentes y tiende a desaparecer hacia los 20 a 25 años de edad, aunque muchas veces se prolonga a la edad adulta. Predomina ligeramente en varones donde el cuadro suele ser más grave y más prolongado. La frecuencia en la consulta dermatológica es de 15 a 30%. El máximo de incidencia y gravedad se ubica entre los 14 y 17 años en mujeres y 16 a 19 años en varones. El acné infantil se presenta alrededor de los tres meses de edad y puede durar hasta los cinco años.

ETIOPATOGENIA

El tipo de herencia es autosómica dominante y los datos epidemiológicos y familiares sugieren una base poligénica. Hay un polimorfismo en el citocromo humano, resultado de una mutación en P-450 1A1 (CYP1A1) y en el gen de mucina epitelial polimorfa (MUC1) y la molécula codificada por él. Los factores patógenos fundamentales son: queratinización folicular anormal, secreción sebácea aumentada, colonización bacteriana e inflamación local (esquema 2–1). El acné es una enfermedad inflamatoria crónica, de patogénesis multifactorial y morfología altamente variable, que va desde los comedones hasta lesiones intensamente inflamatorias como los abscesos y las fistulas. Tradicionalmente se ha señalado que la alimentación no tiene influencia significativa; sin embargo, estudios recientes sugieren que una dieta baja en carbohidratos y grasas saturadas, y alta en ácidos grasos omega-3 y fibra se relaciona con una mejoría del acné, vinculada con la reducción de peso, cambios en la resistencia a la insulina y reducción en las concentraciones de andrógenos. Hoy día se estudia el consumo de probióticos como factores de protección para el desarrollo de acné.

Esquema 2–1.

Representación esquemática de la fisiopatología del acné.

Es importante identificar el impacto del exposoma de cada enfermo con acné. Las influencias acumulativas multifactoriales, y sus respuestas biológicas, asociadas durante toda la vida útil, incluidas las exposiciones al medio ambiente, dieta, procesos endógenos, nutrición, medicación, factores ocupacionales, agentes contaminantes, factores climáticos, psicosociales y de estilo de vida, pueden influir en el curso y la gravedad del acné, así como en la eficacia del tratamiento. Al llegar la pubertad, las hormonas andrógenas (dihidrotestosterona, testosterona) generan agrandamiento de las glándulas sebáceas e incremento de su secreción (adrenarquia); esto, aunado a la hiperqueratosis de la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.