Skip to Main Content

SINONIMIA

Dermitis estreptocócica.

DEFINICIÓN

Infección dermoepidérmica, de rápido avance, producida por estreptococo β-hemolítico del grupo A, que penetra por una solución de continuidad y origina una placa eritematoedematosa, caliente, roja, brillante y dolorosa, de evolución aguda, acompañada de fiebre y síntomas generales.

DATOS EPIDEMIOLÓGICOS

Se observa a cualquier edad y en cualquier sexo; según algunos autores, es más frecuente en mujeres adultas; predomina en adultos con otras enfermedades intercurrentes, como hipertensión, insuficiencia vascular periférica, diabetes y obesidad. Hay complicaciones en 28% y la mortalidad es de 2.5% relacionada con bacteriemia. En Europa se calculan 12 a 24 por cada 10,000 casos. En México, entre 1990 y 2002 se informaron 317 858 casos en la población general; los grupos más afectados son los de 45 a 64 (30.4%), 25 a 44 (27.6%) y 65 o más años de edad (18%). Los estados con índices por arriba del nacional son: Tamaulipas, Nuevo León, Quintana Roo, Campeche y Yucatán.

ETIOPATOGENIA

Es causada por estreptococo β-hemolítico del grupo A, o más rara vez de los grupos C o G, y en recién nacidos, del grupo B. Algunos la atribuyen también a Staphylococcus aureus; por lo que la consideran una forma superficial de celulitis. El agente causal penetra con rapidez en la dermis por una solución de continuidad, por pérdida de la barrera cutánea, como heridas o un traumatismo mínimo como los que produce el rasurado, o por una grieta o fisura causada por la tiña de los pies; los factores de riesgo son linfedema, mastectomía con disección ganglionar, insuficiencia venosa y obesidad. También puede ocurrir por diseminación linfática o hematógena a partir de un foco infeccioso en otro sitio.

Los factores predisponentes son los trastornos circulatorios, focos infecciosos, traumatismos, eccema, tiña de los pies, mala higiene, diabetes, desnutrición u otras enfermedades que producen inmunodeficiencia. En 33% hay antecedente de enfermedad respiratoria, o puede sobrevenir después de intervención quirúrgica; en recién nacidos puede ser consecutiva a onfalitis.

CUADRO CLÍNICO

Se localiza en cualquier parte del cuerpo; predomina en cara (17%), piernas o dorso de los pies (76%); está constituida por una placa eritematoedematosa, con piel roja, caliente, brillante y dolorosa, de varios centímetros de diámetro, aspecto de piel de naranja, y con límites más o menos precisos, pero bien demarcados (figs. 76–1 y 76–2).

Figura 76–2.

Erisipela secundaria a tiña de los pies.

Puede cubrirse de vesículas y ampollas, que al abrirse dejan ulceraciones y costras melicéricas; cuando desaparece queda descamación importante, sin cicatriz. Se observan linfangitis y adenopatía regional dolorosa.

La evolución ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.