Skip to Main Content

DEFINICIÓN

Las micobacteriosis son enfermedades producidas por bacilos acidorresistentes diferentes a Mycobacterium tuberculosis y M. leprae; también se conocen como micobacterias atípicas, son ubicuas en el medio ambiente. Las más frecuentes son: M. marinum, M. chelonae, M. ulcerans, M. kansasii, M. fortuitum, M. abscessus y M. aviumintracellulare; pueden causar enfermedad pulmonar, cutánea o diseminada. Las infecciones cutáneas son secundarias a traumas, cirugía o procedimientos cosméticos y se manifiestan por abscesos, úlceras, paniculitis, pústulas y lesiones nodulares linfangíticas.

DATOS EPIDEMIOLÓGICOS

Se desconocen los datos precisos; en Estados Unidos y España la prevalencia es de 1.8–2.29 por 100 000 habitantes. Se encuentra M. avium-intracellulare en 61%, M. fortuitum en 19% y M. kansasii en 10% y en los procedimientos cosméticos como mesoterapia hay un incremento de M. abscessus; se ha relacionado M. chelonae con procedimientos de pedicuristas y terapia inmunobiológica con adalimumab. M. ulcerans se ha encontrado en 32 países, como Australia, China, México, regiones de África, sudeste de Asia, zona occidental del Pacífico, Centroamérica y Sudamérica. En México se han observado todas las formas clínicas y todas las micobacterias.

ETIOPATOGENIA

Runyon clasificó en cuatro grupos a los agentes causales: micobacterias oportunistas y saprófitas del suelo, agua natural o almacenada y soluciones; muchas desarrollan biopelículas que las hacen resistentes a desinfectantes:

  1. Crecimiento lento:

    1. Fotocromógenas (M. kansasii, M. marinum).

    2. Escotocromógenas (M. scrofulaceum, M. xenopi).

    3. No cromógenas (M. avium-intracellulare complex [MAC], M. ulcerans).

  2. Crecimiento rápido:

    • IV. M. chelonae M. abscessus complex y M. fortuitum.

Existen más de 170 especies, entre ellas, algunas se han relacionado con enfermedad en humanos: M. haemophilum, M. genavense. M. massiliense, M. marseillense.

La vía de acceso puede ser por inoculación externa, extensión de un foco subyacente, o por diseminación hematógena. En M. ulcerans el tubo digestivo puede ser reservorio; produce una toxina necrogénica que es una micolactona que al parecer produce degeneración nerviosa, porque las lesiones son indoloras.

En especial M. chelonae se relaciona con tatuajes, acupuntura y después de mesoterapia.

Aunque se observan en sujetos sin alteraciones inmunitarias, predominan en aquellos con trastornos de la inmunidad, como receptores de trasplante, personas con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) o en pacientes en tratamiento con agentes biológicos, como los inhibidores del factor de necrosis tumoral (Embrel). Como en M. tuberculosis la respuesta del hospedero es tipo Th1, pero con diferencias que no se han dilucidado del todo.

CLASIFICACIÓN

Enfermedad pulmonar, linfadenitis, micobacteriosis cutánea ulcerosa, abscesos por micobacterias, granuloma de las piscinas, micobacteriosis posquirúrgica y en el sida.

CUADRO CLÍNICO

Para facilitar su comprensión se presentan por sus diferentes cuadros clínicos.

Enfermedad pulmonar. Es indistinguible de la tuberculosis. La forma pulmonar es más frecuente en infección con ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.