Skip to Main Content

SINONIMIA

Nevo celular, nevo común o típico, nevo nevocítico, nevo pigmentado, lunares.

DEFINICIÓN

Los nevos melanocíticos* son neoformaciones benignas únicas o múltiples, constituidas por melanocitos que han perdido sus prolongaciones dendríticas y se reúnen en nidos de diferentes tamaños y se localizan en la unión dermoepidérmica, en la dermis o en ambas. Estos nevos pueden ser pequeños, medianos o gigantes. Suelen ser pigmentados y de crecimiento variable. Pueden ser congénitos o aparecer gradualmente en las primeras dos décadas de la vida.

*Del latín naevus, plural nevi, que significan marcas de nacimiento. En sentido amplio también se llama nevos a los hamartomas (del griego hamartia, que significa defecto o error) por exceso de tejido maduro por lo normal presente en la piel, como el nevo verrugoso epidérmico, el nevo de Becker y el nevo sebáceo (caps. 124 y 126).

DATOS EPIDEMIOLÓGICOS

Son las neoplasias de la piel que se observan con mayor frecuencia. Afectan a todas las razas y a ambos sexos; su desarrollo está influido por factores genéticos. Se presentan en 1.2% de los recién nacidos; la frecuencia se incrementa de modo gradual durante la niñez y es máxima en la adolescencia; pocas veces aparecen después de los 70 años de edad. Se observa un promedio de 14.6 nevos por persona de piel blanca, 11 en mestizos y 7 en individuos de raza negra; en 54% miden menos de 1 cm de diámetro. Los nevos de unión se producen en 3% de las personas de raza blanca, y en 16% de las de raza negra. Uno de cada 200 000 a 500 000 se torna maligno.

ETIOPATOGENIA

Los nevos pigmentados o melanocíticos son proliferaciones de melanocitos, que pueden aparecer desde el nacimiento (nevos congénitos), pero la mayoría se presentan en la infancia o adolescencia y se les llama nevos melanocíticos adquiridos; hay factores que se relacionan con la aparición de los nevos: los antecedentes hereditarios en padres con gran cantidad de nevos; el grado de exposición solar durante la niñez, en especial si es intensa e intermitente; características fenotípicas, como la piel clara. Parece haber cierta influencia geográfica y de las radiaciones solares, puesto que en Australia se ha observado reducción del número de nevos en niños con el uso de protección solar. Se han asociado también con mutaciones en el gen NRAS.

CLASIFICACIÓN

Pueden ser congénitos o adquiridos. Según el tamaño, los nevos congénitos se denominan de manera arbitraria pequeños si miden hasta 1.9 cm, grandes si van de 2 a 19.9 cm y gigantes a los de más de 20 cm. Por la localización histopatológica se clasifican en nevos de unión, compuestos e intradérmicos (esquema 123–1). Los nevos de unión se ubican en la capa basal de la epidermis o ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.