Skip to Main Content

SINONIMIA

Uña encarnada, uña enterrada, unguis incarnatus, uñero, uña oculta, onixis lateral.

DEFINICIÓN

Es una onicopatía mecánica dolorosa y multifactorial, causada por la penetración de los bordes laterales de la lámina ungueal en las partes blandas del dedo (por lo general en el primer ortejo del pie); suele agregarse infección bacteriana e inflamación, y puede ser incapacitante.

DATOS EPIDEMIOLÓGICOS

Es una de las onicopatías más frecuentes después de la onicomicosis; ocurre en ambos sexos y a todas las edades. Se presentan formas infantiles, pero predomina durante el segundo y tercer decenio de vida.

ETIOPATOGENIA

Onicopatía mecánica de origen traumático, súbito o por percusión repetida, por alteraciones anatómicas, en especial hay un factor constitucional debido a la mayor anchura de la uña en relación con el lecho o sobrecurvatura de la lámina ungueal (uña en pinza, en omega o en corneta) y puede ser congénita o presentarse en lactantes. Los factores predisponentes son: piel blanca y sudorosa, hiperhidrosis, pliegues laterales exuberantes (hipertróficos) ya sea por la configuración anatómica propia del individuo o por dermatopatías aledañas, bordes laterales de la uña cortantes y delgados, corte en ángulo agudo y otro tipo de manipulación con fines cosméticos, compresión por calzado de horma inadecuada, y presión continua sobre el suelo por alteración estática postural, como en el pie plano, así como actividades deportivas o artísticas como la danza, pueden ser factores de riesgo asociados al desarrollo de la enfermedad. La uña encriptada produce un efecto de tipo cuerpo extraño que desencadena una reacción granulomatosa; puede sobrevenir una infección agregada. La retroniquia, onicocriptosis o encajamiento proximal se deben a un traumatismo distal que hace perder la continuidad entre la matriz y la lámina ungueal, e impide la progresión distal de la uña nueva.

CUADRO CLÍNICO

Es mucho más frecuente en el primer dedo del pie; puede ser unilateral o bilateral; la lámina ungueal se introduce en las partes blandas vecinas, y causa levantamiento del tejido periungueal. Existe una etapa inicial con edema, una etapa intermedia con infección y secreción y una etapa tardía que se acompaña de hipertrofia del pliegue lateral y tejido de granulación. Las uñas pueden estar deformadas, engrosadas y tener color amarillento (figs. 138–1 y 138–2). Algunos autores consideran los siguientes tipos: uñas normales, con grifos o espolones por corte inadecuado; uñas deformadas y curvas; uñas normales con labios hipertróficos, uña encarnada anterior y brote carnoso. Sin embargo, de acuerdo con Baran los tipos mayores son: sobrecurvatura de la lámina ungueal o verdadera onicocriptosis (uñas en pinza), encarnamiento subcutáneo de la uña, e hipertrofia de los pliegues laterales. Recientemente se describió la uña encarnada proximal o retroniquia, que causa paroniquia proximal persistente.

Figura 138–1.

A. Onicocriptosis. B. Onicocriptosis por uña en pinza.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.