Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Puntos claves

  • La criptococosis es una micosis oportunista causada por la levadura encapsulada: Cryptococcus species complex de origen exógeno que se adquiere por vía respiratoria. Puede afectar cualquier víscera, músculo, hueso, piel y mucosas, pero tiene particular afinidad por el sistema nervioso central (SNC).

  • Es más frecuente en sujetos con SIDA, en especial con conteos de CD4+ menores a 100 cels/mm3, afrodescendientes, varones, receptores de trasplantes o usuarios de drogas por vía intravenosa.

  • Predisponen la exposición al excremento de palomas o al aire acondicionado contaminado con este, por lo que puede adquirirse en el lugar de trabajo.

  • La afección pulmonar por lo general es asintomática. Aunque se observan manifestaciones clínicas del 35% al 77% y en 60% de los pacientes con SIDA, puede diseminarse.

  • Para el diagnóstico se emplea el examen directo de diversos fluidos corporales, en especial de LCR, y se visualiza con tinta china, el cultivo o la determinación de antígenos.

  • El tratamiento de elección ante formas diseminadas es mediante la combinación de anfotericina B y fluorocitosina, y, en casos limitados, con fluconazol.

Francesco Sanfelice, fundador del Istituto di Igiene de la Universidad de Cagliari, en Italia, informó sobre la presencia de una levadura encapsulada en el jugo fermentado de duraznos (melocotones), en 1894; al año siguiente, produjo en conejillos de Indias (cobayos, cuyos) de experimentación la enfermedad cerebral que origina ese hongo y lo llamó Saccharomyces neoformans. En Alemania, en 1894, Otto Emil Franz Ulrich Busse y, en 1895, Abraham Buschke, de manera independiente describieron el primer caso en humanos con lesiones cutáneas y óseas; Busse observó la levadura en una muestra de tejido tomada de una lesión seudosarcomatosa en la tibia de una mujer, y la llamó Saccharomyces. En 1896, Ferdinand Curtis, en Francia, comunicó un caso similar al aislar el microorganismo, tras drenar un absceso inguinal en un paciente originario de Lille y logró producir lesiones tumorales en los pulmones, bazo y riñones de animales de experimentación; denominó el agente patógeno Saccharomyces subcutaneous tumefaciens. Jean Paul Vuillemin, cinco años más tarde, clasificó la levadura aislada en estos pacientes en el género Cryptococcus, al no encontrar en este hongo las ascosporas características propias del género Saccharomyces, además de que no observó fermentación de carbohidratos; llamó Cryptococcus hominis al hongo aislado por Busse, mientras que denominó Cryptococcus neoformans al hongo descubierto por Sanfelice.

Aunque se ha sugerido que Zenker estudió el primer caso de meningitis por Cryptococcus en 1861, pero, como no obtuvo cultivo, este hecho se le atribuyó a David Paul von Hansemann, quien en 1905 observó a un sujeto que murió por meningitis. Nueve años después, Verse reconoció la enfermedad in vivo en una mujer con leptomeningitis. J. L. Stoddard y E. C. Cutler, en 1916, consideraron que la cápsula del Cryptococcus era una cavidad lítica provocada por digestión y llamaron al hongo Torula histolytica. Estos nombres creaban confusión hasta que, en 1950, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.