Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Puntos claves

  • Las hialohifomicosis son todas aquellas infecciones micóticas en las que los hongos en su modalidad parasitaria no muestran pigmento en las paredes celulares.

  • La geotricosis, fusariosis y la tricosporonosis son infecciones oportunistas emergentes, cuyo principal factor de riesgo es la neutropenia.

  • Las manifestaciones de estas entidades clínicas son variadas y se acompañan de afección sistémica, de manera general, con involucro de otros órganos y sistemas.

  • En piel, estos agentes pueden generar pápulas, abscesos, gomas, ampollas, úlceras o lesiones necróticas. Si en uñas causa onicomicosis, puede semejar infecciones por dermatofitos.

  • No se cuenta con un régimen terapéutico establecido. Las alternativas que mejor han resultado son la anfotericina B, posaconazol, voriconazol e itraconazol, dependiendo de la gravedad del cuadro y disponibilidad de los medicamentos.

  • Los hongos contaminantes constituyen un grupo de saprofitos de la naturaleza, que también pueden aislarse a partir de muestras biológicas, dado que muchos especímenes no son estériles. Sin embargo, estos hongos pueden ocasionar enfermedad alérgica, superficial o sistémica por oportunismo.

El término “hongos oportunistas” fue creado de forma fundamental por Libero Ajello, Baker, Chester W. Emmons (figura 1–8), Gabriel Segretain y John P. Utz, en el International Symposium on Opportunistic Fungus Infections de 1962. Así, este grupo de hongos quedó separado de los hongos patógenos clásicos.

Esas micosis por hongos oportunistas filamentosos o mohos se clasifican en hialohifomicosis y feohifomicosis, según se originen por hongos hialinos (mucedináceos) o por hongos pigmentados o feoides (dematiáceos). Algunos hongos del género Neoscytalidium pueden incluirse en ambos grupos, dado que algunas especies sinanamorfas pertenecen a los mucedináceos (N. hyalinum) o a los feoides (N. dimidiatum).

Stefani y Allegra informaron, en 1957, las primeras infecciones fúngicas en neutropénicos con cáncer, y, diecisiete años después, Ajello y colaboradores propusieron los términos hialohifomicosis y feohifomicosis, para distinguir las micosis causadas por hongos hialinos u oscuros y que presentan filamentos in vivo. En esta clasificación se excluyen las que ya tienen una denominación bien establecida, como las aspergilosis y la mucoromicosis en las primeras, o la tiña negra y la cromoblastomicosis, en las segundas.

Tales infecciones tienen una prevalencia más alta tanto en niños como en adultos, por el uso de inmunosupresores o de antibióticos de amplio espectro, así como en neonatos con bajo peso al nacer y en pacientes con alteraciones de la barrera epidérmica por traumatismos o quemaduras. El cuadro clínico depende del órgano afectado; cuando afectan la piel, se manifiestan fundamentalmente por pápulas, úlceras y necrosis. El diagnóstico debe confirmarse con estudios histopatológico y micológico. En formas diseminadas y sistémicas la mortalidad es alta.

HIALOHIFOMICOSIS

Definición

El concepto de hialohifomicosis se refiere a infecciones micóticas, cuando en su modalidad parasitaria no existe pigmento en las paredes celulares. En sentido amplio, el término incluye aspergilosis, seudallescheriasis, queratomicosis, fusariosis, infecciones por especies de Scopulariopsis, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.