Skip to Main Content

GENERALIDADES

Describiremos en este capítulo las alteraciones maculares más frecuentes y para ello es importante recordar algunos aspectos anatómicos, así como herramientas de diagnóstico de maculopatías.

Anatomía y función de la mácula

La retina es un tapiz pegado a la pared ocular interna que funciona como película fotográfica o sensor de captación de imágenes. En nuestro campo visual, la visión panorámica o campo visual periférico es captado por la retina periférica, mientras que la percepción de detalles con alta resolución de imagen en nuestro campo visual central es captada por la retina central, región a la que también llamamos mácula (Fig. 26–1). Como referencia anatómica, identificamos la mácula como la retina comprendida entre las arcadas vasculares temporales; esta tiene una zona central, que capta mayor definición de imagen y a la cual nombramos fóvea (Fig. 26–2). Aquí es donde existe mayor concentración de fotorreceptores o conos y bastones. La mácula central o fóvea es la estructura que nos permite captar los detalles de una cara cuando vemos a una persona de frente.

Fig. 26–1.

Dibujo que compara la estructura del ojo con una cámara fotográfica.

Fig. 26–2.

Fotografía de color del fondo de ojo en la que se observan los límites de la mácula y la fóvea (A). Fotografía que simula la percepción de imagen que percibe la mácula sin alteraciones (B).

EVALUACIÓN DE LA MÁCULA

Interrogatorio

Al ubicar que la mácula es la región retiniana con mayor sensibilidad para captar imágenes de alta resolución, es importante entender que el mal funcionamiento de esta, derivará en tres síntomas principalmente: 1) visión borrosa (disminución de la agudeza visual); 2) ausencia de imagen en el campo visual central (escotoma central), y 3) percepción de ondulación de las imágenes (metamorfopsias). De ahí que con nuestro interrogatorio se inicia la primera fase de la evaluación macular.

Oftalmoscopía

Al explorar con el oftalmoscopio directo, a 30 cm de distancia de la cabeza del paciente y 45° de su eje visual, se identificará en la pupila un reflejo rojizo anaranjado (reflejo rojo); si en ese momento nos acercamos a 5 cm del ojo y le pedimos al paciente que vea directamente a la luz del oftalmoscopio, el ojo se desplazará de tal forma que lo que observa de inmediato el examinador es la región central macular: la fóvea. Esta tiene tonalidad más obscura al compararla con el resto de la mácula. En personas por debajo de la cuarta década de vida, se observa en esta región un brillo anular que delimita la región, así como un brillo central foveal (brillo foveolar) (Fig. 26–2). Si existe opacidad ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.