Skip to Main Content

NO ERES LO QUE COMES

El cuerpo humano es una máquina de complejidad casi inimaginable. Cada día nuestro cuerpo gasta alrededor de 2 000 kcal de energía, que usamos para impulsar el movimiento, el metabolismo y el pensamiento. Obtenemos esta energía de los alimentos que comemos, pero a diferencia del motor de un automóvil que puede convertir un combustible químico (gasolina) en fuerza mecánica directamente, nuestros cuerpos realizan una compleja serie de reacciones bioquímicas para convertir los nutrientes de los alimentos en la moneda universal de la energía biológica, la pequeña molécula trifosfato de adenosina (ATP, adenosine triphosphate). Esta red de reacciones está organizada por un grupo de enzimas que canalizan las biomoléculas que ingerimos hacia reacciones que producen el ATP para la energía, así como también hacia las reacciones que construyen las sustancias bioquímicas que necesitamos como bloques de construcción para células y tejidos.

Pintura de Giuseppe Arcimboldo: Rudolf II de Habsburgo como Vertumnus.

FUENTE: pintura de Giuseppe Arcimboldo.

Personas diferentes tienen hábitos alimenticios muy distintos. Dietas bajas en carbohidratos, dietas veganas, dietas paleo —cada una con diferencias impresionantes en la composición bioquímica de los alimentos—. Sin embargo, las personas que consumen estas dietas diferentes se ven iguales, se comportan igual y contienen las mismas células y moléculas. Si comes maíz todos los días, no te conviertes en una planta de maíz. ¿Cómo se mantiene constante la composición química de nuestros cuerpos cuando nuestra ingesta de alimentos puede ser tan variable? Una vez más, la respuesta está en la red de reacciones bioquímicas, orquestadas por enzimas que pueden convertir un tipo de bioquímico en otro. No somos lo que comemos: somos lo que nuestras enzimas nos hacen.

3.1 LAS LEYES DE LA TERMODINÁMICA

Una célula viviente bulle de actividad. Las macromoléculas de todos los tipos se ensamblan a partir de materias primas, los productos de desecho generan y excretan, las instrucciones genéticas fluyen del núcleo al citoplasma, las vesículas se mueven a lo largo de la ruta secretora, los iones se bombean a través de las membranas celulares, y así sucesivamente. Para mantener un nivel tan alto de actividad, una célula debe adquirir y gastar energía. El estudio de los diversos tipos de transformaciones de energía que ocurren en los organismos vivos se conoce como bioenergética.

La energía se define como la capacidad de hacer trabajo, es decir, la capacidad de cambiar o mover algo. La termodinámica es el estudio de los cambios de energía que acompañan a los eventos del universo. En las siguientes secciones, nos enfocaremos en un conjunto de conceptos que nos permiten predecir la dirección que tomarán los eventos, y si se requiere una entrada de energía para provocarlos. Sin embargo, las mediciones termodinámicas no ayudan a determinar qué tan rápido ocurrirá un proceso específico, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.