Skip to Main Content

BUSCANDO LA INMORTALIDAD

Cada dos meses, todas las células cutáneas de la superficie del cuerpo humano se desprenden y reemplazan por células nuevas. El recubrimiento epitelial de la parte distal del intestino se renueva a un ritmo aun mayor, cambia por completo en tres a cinco días. Como la mayoría de las células del cuerpo humano, estas células epiteliales son terminales o postmitóticas, lo que significa que ya no se dividirán para dar lugar a nuevas células. Conforme envejecen y se dañan por el uso y el desgaste, son sustituidas en forma continua mediante el trabajo de las células madre (descritas en el cap. 1). En contrate, otras células del cuerpo tienen una vida en extremo larga y no parecen sustituirse en absoluto, incluidas algunas poblaciones de neuronas.

Algunos organismos no parecen tener la capacidad para regenerar nuevas células y nacen con todas las células que tendrán en toda su vida. Uno de ellos es el organismo modelo Caenorhabditis elegans, en el que ya se mapearon la función y localización de cada una de las 959 células del gusano adulto.

En cambio, otros organismos parecen tener células madre extremadamente activas, lo que otorga una capacidad impresionante para regenerar extremidades o incluso grandes secciones de su cuerpo. Por ejemplo, los tritones son bien conocidos por su capacidad para regenerar extremidades completas. Grupos de células madre se activan en el sitio de la herida y experimentan una serie de divisiones y diferenciaciones para dar origen a tejido nuevo, como piel, músculo y vasos sanguíneos.

Las células en división en una planaria adulta se resaltan en naranja/rojo, los núcleos celulares están coloreados de azul. Las células en división provienen todas de una sola célula madre pluripotente. Estas poblaciones activas de células madre proporcionan a la planaria una notable capacidad de regeneración.

FUENTE: Reproducida con autorización de D. Wagner., et al. Science vol 332. Cover of May 13, 2011.

Quizá la capacidad de regeneración más notable pertenece a los pequeños gusanos planos del género Planaria. Como se demuestra en muchos laboratorios de enseñanza en todo el mundo, una planaria puede rebanarse y cortarse en muchos fragmentos pequeños, cada uno de los cuales al final formará un gusano completo. La investigación demostró que una masa de células madre, llamada blastema, migra a los sitios de lesión y coordina la destrucción de los tejidos antiguos y la formación de tejido nuevo para reformar lo que se perdió. Se cree que el blastema “sabe” qué construir con base en un complejo sistema de señales e interacciones que todavía no se comprende.

Como las células madre, las células cancerosas también son conocidas por su capacidad para experimentar muchas divisiones celulares en poco tiempo, pero a menudo con consecuencias nefastas. La comprensión de los mecanismos de la división ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.