Skip to Main Content

CONFERENCIA DE ASILOMAR

El rápido avance en la tecnología de DNA recombinante en los inicios de la década de 1970 proporcionó a los investigadores la capacidad de “cortar y pegar” el DNA de diferentes organismos, por ejemplo, virus y bacterias, reuniéndolos por primera vez. Aunque era aparente el potencial de la investigación para tales manipulaciones, muchos investigadores se preocuparon de los posibles riesgos que imponía esta nueva tecnología a la salud humana y al medio ambiente. En respuesta, un grupo de investigadores lidereados por el bioquímico de Stanford, Paul Berg, solicitaron en 1974 una moratoria internacional voluntaria sobre los experimentos de DNA recombinante. En el año siguiente, Berg y otros organizaron una conferencia internacional en el Asilomar Conference Center en Pacific Grove, California, para atender las preocupaciones con respecto al uso de la tecnología de DNA recombinante. La conferencia de Asilomar de 1975 reunió a 140 biólogos moleculares, abogados, oficiales gubernamentales y periodistas con el apoyo de los National Institutes of Health y de la National Academy of Sciences. A lo largo de varios días, los participantes analizaron los riesgos potenciales relacionados con los diferentes tipos de experimentos y métodos para reducir al mínimo estos riesgos. Al final de la conferencia, se alcanzó un acuerdo para levantar la moratoria y permitir que continuar la investigación con un grupo de restricciones definidas. Las guías establecidas en la reunión de Asilomar fueron adoptados al siguiente año por los NIH.

Ilustración de la proteína Cas9, la endonucleasa de DNA guiada por RNA que se utiliza para la edición de genoma basada en CRISPR. La proteína Cas9 (color morado) se asocia con una guía de RNA (esqueleto morado con bases blancas) y analiza a lo largo del DNA genómico en busca de un segmento de DNA (esqueleto azul con bases blancas) que sea compatible con la guía de RNA. Cuando se encuentra la coincidencia, desdobla el DNA en ese punto.

En fecha más reciente, el desarrollo que allanó el camino para la edición del genoma humano ocasionó que los investigadores consideraran conveniente realizar una reunión similar a la conferencia histórica de Asilomar. De particular interés ético es la posibilidad de emplear técnicas de edición genómica para la modificación genética de embriones humanos. En una carta dirigida a la revista Science, publicado en abril de 2015, un grupo de investigadores liderados por Jennifer Doudna (University of California, Berkeley) solicitó una prohibición global sobre las modificaciones genómicas de las células de línea germinativa humana y amplió la discusión con el público sobre la edición del genoma. La carta también solicitaba una reunión de investigadores, expertos en ética, abogados y al público para considerar los méritos y riesgos de la edición del genoma y para recomendar políticas cuando fuera necesario.

18.1 EL MICROSCOPIO ÓPTICO

A causa del tamaño pequeño ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.