Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los hemisferios cerebrales son el sitio donde se originan las vías motoras, y donde terminan las vías somatosensoriales. El hemisferio cerebral izquierdo controla las funciones motoras del lado derecho del cuerpo, y el hemisferio cerebral derecho, las del lado izquierdo del cuerpo. Este sistema cruzado se mantiene en otras modalidades, incluso las vías somatosensorial y visual. Si el hemisferio izquierdo controla el lado derecho del cuerpo, tiene sentido que necesitaría información somatosensorial acerca del lado derecho del cuerpo, e información visual sobre el lado derecho del mundo.

Hay tres tractos importantes desde el punto de vista clínico para la función motora y somatosensorial para el cuerpo —uno motor y dos sensoriales— que abarcan el cerebro, el tallo encefálico y la médula espinal:

  • Motor: como su nombre lo indica, los tractos corticoespinales envían información motora de la corteza a la médula espinal.

  • Sensoriales: los tractos anterolaterales (o espinotalámicos) y las vías de la columna dorsal (o posterior) llevan aferencias sensoriales desde la médula espinal hacia el cerebro por medio del tallo encefálico. Los nombres de estas vías hacen referencia a sus posiciones anatómicas dentro de la médula espinal.

En este capítulo se describe la anatomía de estas vías, se proporciona un fundamento para la localización de síntomas de debilidad y cambios sensoriales, y se exponen los puntos de referencia anatómicos en el cerebro, el tallo encefálico y la médula espinal que servirán como puntos de orientación a medida que se describan otras vías en capítulos subsiguientes.

FASCÍCULOS (TRACTOS) CORTICOESPINALES

Los tractos corticoespinales son la eferencia final del sistema motor, y transmiten el plan de acción a las neuronas motoras alfa de las astas anteriores de la médula espinal, que, a su vez, transmiten las señales para mover los músculos por medio de los nervios periféricos (figura 4–1). Los tractos corticoespinales a veces se denominan sistema piramidal (porque parte de su trayectoria pasa por las pirámides del bulbo raquídeo). El sistema extrapiramidal incluye los ganglios basales y el cerebelo, que participan en circuitos con la corteza motora y están involucrados en el inicio y la coordinación de acción (capítulos 7 y 8).

Figura 4–1

Tracto corticoespinal. Adaptada con autorización de Martin J: Neuroanatomy Text and Atlas, 4th ed. New York: McGraw-Hill Education; 2012.

Cada tracto corticoespinal comienza en la corteza motora, situada en el giro precentral (en posición inmediatamente anterior al surco central). La corteza motora es organizada por la región del cuerpo que controla: parte lateral de la cara, mano y brazo en posición superior a esto, y pierna y pie en posición más medial (las representaciones del brazo y la pierna están conectadas en el hombro/la cadera, de modo que la mano se encuentra en posición ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.