Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La constricción de la pupila es una función parasimpática, y la dilatación de la pupila es una función simpática (“con los ojos muy abiertos de miedo”). Las pupilas se constriñen en respuesta a la luz y la acomodación, y se dilatan en respuesta a la oscuridad y a estados adrenérgicos. La asimetría de las pupilas se denomina anisocoria, y puede producirse por diversas enfermedades neurológicas y oftalmológicas. Los cambios del tamaño de la pupila en ocasiones son consecuencia del uso de medicamentos. Miosis se refiere a una pupila anormalmente constreñida, y midriasis, a una pupila anormalmente dilatada (fórmula nemotécnica: midriasis es una palabra más larga que miosis, y se refiere al tamaño más grande de la pupila [esto es, dilatada]).

CONSTRICCIÓN PUPILAR: VÍA PARASIMPÁTICA

La constricción de la pupila en respuesta a la luz requiere transmisión de información luminosa desde la retina hacia el cerebro (vía aferente), y señales provenientes del cerebro para que se constriñan las pupilas (vía eferente) (figura 10–1). Las fibras aferentes del reflejo de las pupilas a la luz viajan por los nervios ópticos, el quiasma óptico y los fascículos (tractos) ópticos, y después se separan desde los tractos ópticos para proceder a los núcleos pretectales de la parte dorsal del mesencéfalo (note la separación de las fibras aferentes del reflejo a la luz desde las fibras de la vía visual en este punto —las fibras de la vía visual en los tractos ópticos proceden a los núcleos geniculados laterales; véase figura 6–1). En la parte dorsal del mesencéfalo, los núcleos pretectales se comunican con los núcleos de Edinger-Westphal, que originan las fibras eferentes constrictoras de la pupila que viajan en los nervios motores oculares comunes (par craneal 3). Estas fibras pupilomotoras parasimpáticas del par craneal 3 hacen sinapsis en el ganglio ciliar en la órbita, y las neuronas ciliares cortas que surgen del ganglio ciliar inervan los músculos del iris constrictores de la pupila. Cada núcleo pretectal se proyecta de manera bilateral a ambos núcleos de Edinger-Westphal, de modo que ambas pupilas se constriñan por igual en respuesta a la entrada de luz desde ambos lados. Por ejemplo, la iluminación del ojo izquierdo causa constricción tanto de la pupila izquierda (respuesta directa) como de la pupila derecha (respuesta consensual) y viceversa.

Figura 10–1

La vía parasimpática para constricción pupilar. Reproducida con autorización de Aminoff M, Greenberg D, Simon R: Clinical Neurology, 9th ed. New York: McGraw-Hill Education; 2015.

Constricción pupilar alterada

La alteración de la constricción de la pupila ante la luz puede originarse por disfunción de la vía aferente (comúnmente disfunción del par craneal 2) o de la vía eferente (disfunción del par craneal 3).

Constricción pupilar alterada debido a lesión de la vía ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.