Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los recién nacidos (RN) se examinan de inmediato al nacer para valorar pronto el esfuerzo respiratorio, circulación y temperatura; identificar cualquier anormalidad congénita mayor; y para descartar alguna enfermedad infecciosa o metabólica que requiera tratamiento inmediato. Esta exploración es crítica para asegurar que la transición a la vida extrauterina avance sin dificultad. Luego, debe realizarse exploración física completa del lactante en las primeras 24 h de edad y de nuevo cuando sale de la institución. Los hallazgos específicos en un lactante que experimentó un nacimiento traumático se revisan con detalle en el capítulo 83.

Es mejor realizar un examen neonatal de rutina bajo un calentador radiante con las luces encendidas. Incluso antes de tocar al RN, observar y valorar el color, actividad, postura, madurez y respiraciones. Realizar primero las exploraciones que lo trastornan menos. Es más fácil escuchar primero el corazón y los pulmones y palpar los pulsos cuando el RN está tranquilo. El calentamiento de las manos y el estetoscopio antes de usarlo reduce la probabilidad de hacerlo llorar.

Además de la exploración del RN, deben revisarse los antecedentes maternos completos, incluidos los prenatales, perinatales, del trabajo de parto y parto, familiares y sociales. (el Apéndice D, “Registro de notas”.)

I. SIGNOS VITALES

  1. Temperatura. Indicar si la temperatura se mide por vía rectal (que suele ser 1° más alta que por vía oral), oral o axilar (que suele ser 1° menor que la oral). Por lo general, en el RN se mide la temperatura de forma axilar, la medición rectal se hace sólo si la axilar es anormal. La temperatura axilar normal de un RN varía entre 36.5 a 37.5°C (97.5–99.3°F).

  2. Respiraciones. La frecuencia respiratoria normal en el RN es de 30 a 60 respiraciones por minuto (rpm). La respiración periódica (≥3 episodios apneicos que duran >3 s en un periodo de 20 s de respiraciones por lo demás normales) se considera normal y es frecuente en los RN.

  3. Presión sanguínea. La presión sanguínea tiene una relación directa con la edad gestacional, la edad posnatal del lactante y su peso al nacer. (Para conocer los valores normales de presión sanguínea, véase el Apéndice C, cuadro y figura 70–1.)

  4. Frecuencia cardiaca. La frecuencia cardiaca neonatal normal es de 70 a 190 latidos por minuto (lpm) (casi siempre 120–160 lpm cuando está despierto, >170 lpm con la actividad o el llanto y desciende a 70–90 lpm cuando está dormido). En el lactante sano, la frecuencia cardiaca aumenta con la estimulación. Véase el cuadro 53–1, pág. 460.

  5. Oximetría de pulso. La oximetría de pulso en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, neonatal intensive care unit) se ha convertido en un estándar de atención y a veces se refiere como el “quinto signo vital”. (Nota: algunos también denominan el “quinto signo vital” a la valoración del dolor.) Es una herramienta sencilla, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.