Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La obtención de imágenes en recién nacidos (RN) requiere la coordinación de varios profesionales médicos, que incluye enfermeras, inhaloterapeutas, técnicos radiólogos, neonatólogos y radiólogos. La comunicación eficaz y continua entre todos los miembros del equipo es necesaria para asegurar la modalidad apropiada de acuerdo al principio ALARA (as low as reasonably achievable; tan poca radiación como sea razonablemente posible) y para permitir el diagnóstico correcto. Los estudios de imagen en ausencia de contexto clínico están plagados de diversas complicaciones, lo que incluye el diagnóstico inapropiado. En este capítulo se describe en términos generales los estudios de imagen que se utilizan a menudo para la valoración del RN. La elección en cualquier situación clínica dependerá de los recursos disponibles y de la institución médica.

I. ESTUDIOS RADIOLÓGICOS COMUNES

La necesidad de radiografías siempre debe sopesarse contra el riesgo de exposición del RN a la radiación (p. ej., 3 a 5 milirem (mrem) por proyección radiográfica de tórax). Las gónadas del RN deben protegerse tanto como sea posible y cualquier persona que sostenga al niño durante el procedimiento radiográfico debe utilizar también protección radiológica. Para la exposición radiográfica habitual, el personal debe permanecer 30 cm por fuera de la zona de exposición.

  1. Radiografía torácica

    1. Proyección anteroposterior (AP) (en decúbito dorsal). Es la mejor proyección aislada para la identificación de enfermedades cardiacas o pulmonares, verificación de la sonda endotraqueal y otras posiciones de catéteres, así como para la identificación de complicaciones por fuga de aire de la ventilación mecánica, como neumotórax.

    2. Proyección lateral con rayo tangencial (proyección lateral con el RN apoyado sobre su espalda). Es de utilidad diagnóstica limitada excepto para determinar si una sonda torácica se encuentra ubicada en posición anterior (que es mejor para el drenaje de un neumotórax) o posterior (mejor posición para el drenaje de un derrame pleural). También puede observarse en la punta de un catéter alto en la vena umbilical y su relación con la aurícula derecha.

    3. Proyección en decúbito lateral (decúbito lateral izquierdo, con el RN recostado, con el lado izquierdo del niño en contacto con el chasis radiográfico, mientras que, en la radiografía en decúbito lateral derecho, el lado derecho del niño se encuentra contra el chasis radiográfico). Se le conoce como la “radiografía que resuelve problemas” porque puede utilizarse para diferenciar el neumotórax del neumomediastino o bien, para detectar un derrame pleural. Es mejor para visualizar neumotórax pequeños o una acumulación pequeña de líquido pleural, que puede ser difícil de identificar en la proyección AP. Si se sospecha neumotórax, debe obtenerse una proyección del tórax en decúbito contralateral (con el lado de interés hacia arriba). Será visible una acumulación de aire entre el pulmón y la pared torácica en el lado en el cual existe el neumotórax. Para la identificación de líquido pleural, se obtiene una proyección ipsolateral en decúbito (con el lado de interés hacia ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.