Skip to Main Content

I. INDICACIONES

  1. Para proporcionar apoyo con respirador mecánico.

  2. Administración de surfactante.

  3. Tratamiento de la apnea.

  4. Aliviar la obstrucción de vías respiratorias altas (estenosis subglótica).

  5. Coadyuvante en el tratamiento de hernia diafragmática congénita a fin de evitar la distensión abdominal.

  6. Administración de fármacos en situaciones de urgencia (véase la sección III.R).

  7. Obtención de material de aspiración para cultivos.

  8. Colaborar en la higiene broncopulmonar (“limpieza pulmonar”).

  9. Ventilación bronquial selectiva

II. EQUIPO

Debe estar disponible al lado de la cama el tubo endotraqueal correcto (TET, endotracheal tube) (cuadro 33–1), un mango de laringoscopio pediátrico con una hoja Miller (número 00 para niños con prematuridad extrema; hoja número 0 para prematuros; número 1 para recién nacidos (RN) a término, un adaptador para sonda endotraqueal, un aparato de succión, catéteres de succión, cinta adhesiva, tijeras, tintura de benzoína, estilete maleable (opcional), equipo de protección personal, estetoscopio, aparato con bolsa y mascarilla, fuente de aire/oxígeno humidificados y manómetro de presión. Debe contarse con un capnógrafo o un dispositivo colorimétrico para confirmar la posición de la sonda endotraqueal. El ventilador mecánico debe estar ajustado y listo para su uso. Es esencial la monitorización cardiorrespiratoria si la intubación no es urgente.

Cuadro 33–1.GUÍAS PARA EL TAMAÑO DEL TUBO ENDOTRAQUEAL (ETT) Y TAMAÑO DEL CATÉTER DE ASPIRACIÓN CON BASE EN EL PESO CORPORAL Y LA EDAD GESTACIONAL

III. PROCEDIMIENTO

  1. intubación orotraqueal o nasotraqueal

    1. Intubación orotraqueal. Se realiza más a menudo en situaciones de urgencia y se describe a continuación. Es más sencilla y rápida que la intubación nasotraqueal.

    2. Intubación nasotraqueal. Se realiza más a menudo en situaciones programadas o cuando la anatomía evita la intubación orotraqueal. Puede utilizarse la intubación nasotraqueal en niños activos o en aquellos con secreciones abundantes. Ofrece estabilidad a la sonda, pero también puede asociarse con incremento en atelectasias después de la extubación y riesgo de lesión nasal. En la intubación nasotraqueal, el procedimiento es similar, excepto de que se pasa una sonda nasotraqueal lubricada en la narina y a continuación en la faringe y cuerdas vocales siguiendo el trayecto a través de la faringe. Pueden utilizarse pequeñas dosis de gel nasal de lidocaína al 2%. La atelectasia después de la extubación podría ser más frecuente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.