Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La transiluminación y la ecografía en el sitio de atención (POCUS, point-of-care ultrasound) son técnicas que pueden usarse como auxiliar para realizar procedimientos, diagnosticar trastornos específicos y ayudar a tomar decisiones clínicas. Tanto la transiluminación como la POCUS pueden efectuarse en la cama del paciente, no requieren sedación y no tienen complicaciones significativas. Aunque la transiluminación se emplea desde 1831 (primera descripción de Richard Bright que usó una vela para transiluminar la cabeza de un adulto macrocefálico y diagnosticar hidrocefalia), sólo se utiliza en neonatología desde la década de 1970. Los primeros estudios de ecografía pueden remontarse a 1794, pero la ecografía diagnóstica no ingresó a la medicina sino hasta el decenio de 1950. La primera unidad portátil de ecografía se desarrolló en 1988 para ayudar a identificar y diagnosticar lesiones graves de las tropas en el campo de batalla. La POCUS la usaron a finales de la década de 1990 médicos de las salas de urgencias como herramienta para la detección traumatológica y ahora tiene cada vez más difusión en otras disciplinas médicas.

I. TRANSILUMINACIÓN

  1. Indicaciones. La transiluminación es la utilización de una fuente lumínica intensa como herramienta no invasiva para el diagnóstico clínico y como auxiliar en diversos procedimientos. Al dirigir una luz brillante a través de una zona del cuerpo u órgano, puede identificarse la presencia anormal de aire, líquido o una masa no sólida. Uno de los mejores usos de la transiluminación en la unidad de cuidados neonatales es la posibilidad de establecer un diagnóstico rápido en un lactante con un neumotórax a tensión, neumopericardio o perforación abdominal, y permite además la intervención inmediata en caso necesario. Las personas con deuteranopia (ceguera al rojo y el verde) pueden tener dificultad para emplear técnicas de transiluminación.

    1. Procedimientos

      1. Localizar una arteria o vena para cateterismo vascular o muestreo sanguíneo.

      2. Aspiración vesical. Confirmar la presencia de orina en la vejiga y mostrar el tamaño y localización de esta última.

      3. Cateterismo de vasos umbilicales. Identificar el trayecto de los vasos y el paso falso de un catéter umbilical.

      4. Auxiliar para la inserción de sonda para alimentación oroduodenal/nasoduodenal al calibrar la distensión gástrica con aire.

      5. Toracocentesis, toracostomía con sonda torácica o pericardiocentesis. Documentar el éxito de la extracción de aire de un neumotórax o neumopericardio.

    2. Diagnóstico. El aire, líquido y masas no sólidas se iluminan de un color brillante con la transiluminación, mientras que las masas sólidas se ven oscuras. En condiciones normales existe un área de 2 cm de lucidez alrededor de la sonda. Si hay más de 2 cm de lucidez, se considera anormal y pueden indicarse más pruebas.

      1. Anormalidades torácicas. Las fugas de aire (p. ej., neumotórax, neumomediastino y neumopericardio) pueden sospecharse y algunas diagnosticarse con transiluminación. La pared delgada del tórax del lactante facilita la transiluminación y es posible detectar cantidades tan pequeñas como 10 ml de aire libre. Puede efectuarse una valoración basal en cualquier lactante con riesgo alto de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.