Skip to Main Content

I. DEFINICIÓN

La anemia hemolítica isoinmunitaria en ocasiones es secundaria a la incompatibilidad ABO entre la madre y el recién nacido (RN). Este trastorno es más frecuente en RN con tipo de sangre A o B nacidos de madres con tipo O. El proceso hemolítico comienza en el útero y es el resultado del transporte placentario activo de un isoanticuerpo materno. En las madres con tipo O, el isoanticuerpo es predominantemente el 7S-IgG (inmunoglobulina G), que cruza las membranas placentarias. Por su gran tamaño, el isoanticuerpo 19S-IgM (inmunoglobulina M), que se encuentra principalmente en las madres de tipo A o B, no puede cruzar. La enfermedad clínica sintomática, que no suele manifestarse sino hasta después del nacimiento, es una anemia hemolítica leve compensada con reticulocitosis, microesferocitosis e hiperbilirrubinemia no conjugada de inicio temprano.

II. INCIDENCIA

En 12% a 15% de los embarazos existen factores de riesgo para incompatibilidad ABO, pero se observa evidencia de sensibilización fetal (prueba de Coombs directa positiva) en solo 3% a 4%. La enfermedad hemolítica ABO sintomática ocurre en el <1% de todos los RN pero ésta corresponde a cerca de 66% de los casos observados de enfermedad hemolítica en el recién nacido.

III. FISIOPATOLOGÍA

El transporte transplacentario del isoanticuerpo materno tiene como resultado una reacción inmunitaria con los antígenos A o B de los eritrocitos fetales, originando microesferocitos característicos. Este proceso finalmente resulta en hemólisis extravascular completa del esferocito en etapa terminal. La hemólisis en curso se equilibra por medio de reticulocitosis compensadora y acortamiento del ciclo celular, de modo que el recuento de eritrocitos se mantienen dentro de los límites fisiológicos. La falta de sitios antigénicos A o B en los eritrocitos fetales (a diferencia de los del adulto) y la unión competitiva del isoanticuerpo con otros sitios antigénicos en tejidos distintos explican el proceso hemolítico a menudo leve y la ausencia de enfermedad progresiva en los embarazos siguientes.

IV. FACTORES DE RIESGO

  1. Antígeno A1 en el RN. De los antígenos principales del grupo sanguíneo, el antígeno A1 posee mayor antigenicidad y se asocia con mayor riesgo de enfermedad sintomática. Sin embargo, la actividad hemolítica de los anticuerpos anti-B es mayor que la de los anticuerpos anti-A y la enfermedad que causa es en ocasiones más grave, en particular entre los RN de ascendencia afroamericana.

  2. Isohemaglutininas elevadas. La parasitosis intestinal antes del parto o la administración en el tercer trimestre de toxoide tetánico o vacuna neumocócica pueden estimular la concentración de isoanticuerpos anti-A o B.

  3. Concentración de inmunoglobulina sérica anti-A/B materna. La concentración de anti-A/B >512% se ha vinculado de manera significativa con el riesgo de padecer enfermedad hemolítica por ABO del RN y constituye un indicador temprano para instituir el tratamiento.

  4. Orden de nacimiento. El orden de nacimiento no se considera un factor de riesgo. El isoanticuerpo materno existe de manera natural ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.