Skip to Main Content

I. DEFINICIÓN

El citomegalovirus (CMV) humano, también conocido como herpesvirus 5, es un virus portador de DNA, miembro de la familia de los herpesvirus (Herpesviridae).

II. INCIDENCIA

El CMV es la causa más común de infección congénita en Estados Unidos y ocurre en 0.5 a 1.3% de todos los recién nacidos vivos. Esto genera cerca de 40 000 casos nuevos cada año en Estados Unidos.

III. FISIOPATOLOGÍA

El CMV tiene una especificidad muy alta para su especie y se ha demostrado que sólo el CMV humano infecta al hombre, causándole enfermedad. Este virus es ubicuo y se transmite a través de secreciones, que incluyen la saliva, las lágrimas, el semen, la orina, las secreciones del cuello uterino, la sangre (leucocitos) y la leche materna. La prevalencia serológica incrementa con la edad y es influenciada por muchos factores, como condiciones higiénicas, factores socioeconómicos, lactancia materna y contactos sexuales. El CMV puede generar una infección transplacentaria y además trasmitirse a los RN durante el parto (a través de exposición a las secreciones del cuello uterino), durante la lactancia materna y mediante una transfusión sanguínea. Las infecciones por CMV adquiridas durante el parto o mediante la leche materna a menudo son asintomáticas en RN a término y no tienen efectos sobre el desarrollo neurológico posterior; sin embargo, se ha descrito una enfermedad similar a un episodio de septicemia en RN prematuros.

En países desarrollados, la prevalencia serológica de CMV varía de manera inversa al estado socioeconómico; de 40% a 80% de las mujeres estadounidenses en edad reproductiva tiene evidencias serológicas de una infección previa por CMV. La seroconversión y la infección inicial pueden ocurrir alrededor de la pubertad y la liberación del virus puede continuar durante un lapso prolongado. El CMV también es capaz de prevalecer en estado latente en los leucocitos y reactivarse de manera periódica. Además, un individuo seropositivo puede ser infectado por una sepa distinta de CMV. La reactivación y la reinfección se clasifican como infecciones “no primarias”.

El CMV es capaz de penetrar las barreras placentaria y hematoencefálica. Durante el embarazo temprano, este virus tiene un potencial teratógeno en el feto. Las infecciones por CMV son capaces de alterar la migración neuronal en el cerebro. En las infecciones maternas, tanto primarias como secundarias, se puede transmitir el virus al feto. Cuando hay infección materna primaria durante el embarazo, la transmisión fetal ocurre en cerca de 35% de los casos. La tasa de transmisión fetal parece incrementar con la progresión del embarazo; sin embargo, infecciones en etapas tempranas de la gestación provocan cuadros fetales más graves con secuelas significativas en el sistema nervioso central (SNC), en comparación con las enfermedades que se adquieren más tarde. Cuando ocurre una infección no primaria, la tasa de transmisión es baja (sólo de 0.2% a 1.8%), excepto en mujeres infectadas por el virus de la inmunodeficiencia ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.