Skip to Main Content

I. DEFINICIÓN

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual provocada por una infección bacteriana por Neisseria gonorrhoeae (un diplococo gramnegativo y oxidasa positivo) con consecuencias potencialmente graves si se transmite al recién nacido (RN).

II. INCIDENCIA

En 2017, los Centers for Disease Control and Prevention informaron que la tasa de gonorrea en Estados Unidos era de 171.9 casos de gonorrea por cada 100 000 habitantes. La incidencia es más alta en mujeres de 15 a 24 años de edad. Si no se toman las medidas regulares de profilaxis oftálmica, se calcula que 30% a 40% de los RN de madres infectadas se infectan.

III. FISIOPATOLOGÍA

N. gonorrhoeae afecta en primera instancia al conducto endocervical. El RN puede infectarse durante su paso a través de un cuello uterino infectado o por contacto con líquido amniótico contaminado si hay rotura de membranas. Es frecuente que haya infecciones concomitantes por Chlamydia trachomatis. La transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se potencia en presencia de gonorrea. Las enfermedades gonocócicas maternas no tratadas se relacionan con un mayor riesgo de experimentar partos de pretérmino y tener hijos de talla corta para la edad gestacional.

IV. PRESENTACIONES CLÍNICAS

  1. Oftalmía neonatal (conjuntivitis neonatal). Es la manifestación clínica más común de la enfermedad neonatal (ocurre en casi 80% de los casos). Se presenta en 1% a 2% de los RN de madres con infección gonocócica, a pesar de aplicar profilaxis oftálmica apropiada. Para obtener una descripción más detallada de esta enfermedad, véase el capítulo 58.

  2. Artritis gonocócica. La artritis gonocócica puede surgir entre dos y 21 días después del parto. Es secundaria a la gonococcemia. La fuente de la bacteriemia se ha atribuido a infecciones de la boca, fosas nasales y ombligo. Por lo general se afectan múltiples articulaciones; los sitios más comunes son las rodillas y los tobillos. Los RN pueden iniciar con síntomas leves o moderados.

  3. Septicemia y meningitis. Véanse los capítulos 146 y 140, respectivamente.

  4. Abscesos en la piel cabelluda. Las más de las veces son efecto de la monitorización fetal intrauterina.

  5. Otras infecciones localizadas. Se han descrito infecciones gonocócicas que afectan a membranas mucosas, como la faringe, la vagina, la uretra y el ano.

V. DIAGNÓSTICO

  1. Cultivo y tinción de Gram. Cualquier exudado debe someterse a un estudio de tinción de Gram. El material puede obtenerse al frotar hisopos en los ojos, la faringe o la región anorrectal. Se debe obtener sangre para realizar un cultivo. En pacientes con artritis es necesario aspirar líquido de una articulación afectada para efectuar una tinción de Gram y un cultivo. Los cultivos gonocócicos de sitios no estériles (p. ej., la faringe, el recto y la vagina) deben realizarse con medios de cultivo selectivos.

  2. Punción lumbar con estudios del líquido cefalorraquídeo. Para descartar meningitis bacteriana es necesario analizar ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.