Skip to Main Content

I. DEFINICIÓN

La enfermedad de Lyme es una infección zoonótica. Se notificó por primera vez en 1977, cuando se originó un brote inusual de artritis oligoarticular en un grupo de adultos y niños de un vecindario de Lyme, en Connecticut, Estados Unidos. Después, se describió una enfermedad multisistémica que se atribuyó a la espiroqueta Borrelia burgdorferi. La enfermedad de Lyme se manifiesta como un espectro de hallazgos cutáneos, musculoesqueléticos, cardiacos y neurológicos. Es una enfermedad vectorial que se transmite por la picadura de una garrapata del género Ixodes, por lo general Ixodes scapularis de patas negras (que se conoce comúnmente como garrapata de los ciervos). La enfermedad de Lyme se distribuye en todo el mundo y es endémica en América, Europa, Asia y Australia. La exposición prenatal a B. burgdorferi y el desarrollo de borreliosis gestacional pueden provocar enfermedad de Lyme materna, que se caracteriza por placentitis y posible infección transplacentaria del feto y el recién nacido.

II. INCIDENCIA

En 2017, los Centers for Disease Control and Prevention notificaron y confirmaron 42 743 casos totales de enfermedad de Lyme, y una incidencia nacional de 106.6 casos por 100 000 habitantes en Estados Unidos. No hay datos específicos disponibles sobre la enfermedad de Lyme relacionada con el embarazo; sin embargo, se presupone que en Estados Unidos el número de mujeres embrazadas con el padecimiento es pequeño. Se calcula que sólo 1% a 3% de las personas picadas por garrapatas de los ciervos desarrolla infección activa.

III. FISIOPATOLOGÍA

  1. Transmisión. La garrapata Ixodes tiene un ciclo de vida aproximado de dos años, que consiste en tres etapas: larvaria, ninfa y adulta. El reservorio preferido para las larvas y las ninfas es el ratón de patas blancas y el de las garrapatas adultas el ciervo de cola blanca. Las larvas eclosionan al iniciar el verano y se alimentan de ratones infectados, de los cuales adquieren las espiroquetas B. burgdorferi. Las ninfas infectadas emergen la siguiente primavera y son la fuente más probable de infección humana, puesto que su actividad corresponde al incremento de actividades humanas en exteriores en la primavera y el verano. Las garrapatas adultas pueden infectar a otros organismos antes de depositar sus huevos en verano y mueren poco tiempo después.

  2. Espiroquetemia humana. Después de una picadura de garrapata, el periodo de incubación de las espiroquetas es de uno a 32 días (mediana de 11 días). La enfermedad se caracteriza por manifestaciones “tempranas” y “tardías”. La enfermedad temprana ocurre en dos etapas (localizada y diseminada). Se presume que la diseminación de las espiroquetas la facilita la adhesión de su superficie al plasminógeno humano y después a las integrinas, los glucosaminoglucanos y las proteínas de la matriz extracelular. Estos complejos pueden explicar por qué las espiroquetas tienden a alojarse en fibrillas de colágeno de las matrices extracelulares del corazón, el sistema nervioso y las articulaciones. La enfermedad de Lyme ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.