Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los servicios ambulatorios pediátricos brindan a los niños y adolescentes atención médica preventiva, servicios y consultas de manejo de atención aguda y crónica. En este capítulo se presta atención especial a los antecedentes pediátricos, exploración física, etapas normales del desarrollo, datos de laboratorio y una serie de problemas pediátricos comunes.

Es de vital importancia el desarrollo de la relación médico-paciente-padres para que el paciente y los padres confíen sus preocupaciones de manera efectiva; dicha relación se desarrolla con el tiempo, mediante consultas regulares, y se ve facilitada por la amabilidad de los médicos y otros miembros del personal. Esta relación clínica se basa en la confianza que se desarrolla como resultado de varias experiencias en el contexto de la consulta. Quizá el factor más importante que facilita esta relación es que los pacientes o los padres experimenten consejos tan válidos y efectivos. La orientación debe ser apropiada para la edad y oportuna para que verdaderamente sea de ayuda. Las habilidades importantes incluyen elegir un vocabulario que comunique comprensión y competencia, demostrar compromiso de tiempo y atención a la preocupación y mostrar respeto por las áreas que el paciente o el padre no desea abordar (suponiendo que no haya preocupaciones relacionadas con el abuso físico o sexual o negligencia). Los padres y los pacientes esperan que sus preocupaciones se traten de manera confidencial y que el clínico comprenda y muestre empatía con esas inquietudes. La relación médico-paciente-padres efectiva es uno de los aspectos más satisfactorios de la pediatría ambulatoria.

+
Tanner  JL, Stein  MT, Olson  LM, Frintner  MP, Radecki  L: Reflections on well-child care practice: a national study of pediatric clinicians. Pediatrics 2009 Sep;124(3):849–857 [Epub 2009 Aug 10]
[PubMed: 19706587] .

ANTECEDENTES PEDIÁTRICOS

Una característica única de la pediatría es que los antecedentes constituyen una amalgama de informes objetivos de los padres sobre los hechos (p. ej., fiebre durante cuatro días), interpretación subjetiva de los padres de los síntomas de sus hijos (p. ej., llanto infantil interpretado por los padres como dolor abdominal) y para niños mayores su propia versión de lo que ha ocurrido. Los padres y los pacientes a veces proporcionan antecedentes específicos y detallados, y en otras ocasiones dan relatos vagos que requieren investigación más detallada. Los padres en ocasiones son capaces de distinguir si los síntomas son causados por una enfermedad orgánica o una preocupación psicológica, pero en otros casos no pueden hacer esta distinción. Comprender las circunstancias de la familia, sus esperanzas y preocupaciones sobre el niño es un factor de ayuda en el proceso de distinguir las condiciones orgánicas, emocionales o de comportamiento, lo que minimiza las pruebas e intervenciones innecesarias.

Aunque las preocupaciones de los padres deben ser entendidas, es esencial también obtener la mayor cantidad de antecedentes posibles directamente del paciente. Los antecedentes obtenidos de manera directa no sólo brindan información de primera mano, también le dan al niño ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.