Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las exposiciones accidentales e intencionales a sustancias tóxicas se producen en niños de todas las edades. En niños menores de 6 años, las principales exposiciones son las accidentales y los niños de 2 años presentan la incidencia máxima. En 2017, el American Association of Poison Control Centers’ National Poison Data System informó que se produjeron más de dos millones de exposiciones, de las cuales casi 60% sucedieron en menores de 20 años con la siguiente distribución: 45% en niños de 5 años y menores, 6% en el grupo de 6–12 años y 8% en el de 13–19 años. Para fortuna de todos, las exposiciones de los niños pequeños suelen ser involuntarias y del tipo de dosis o volumen bajo; sin embargo, este grupo se expone al envenenamiento intencional por parte de los padres o cuidadores, de donde la participación de especialistas en abuso infantil es útil en estos casos (véase capítulo 8). En la población adolescente, la mayoría de las exposiciones obedece al abuso de sustancias y a las ingestas intencionales. También en algunos hogares y granjas se llevan a cabo procesos industriales o de fabricación a pequeña escala, por lo que las exposiciones a sustancias peligrosas deben tomarse en cuenta.

En los pacientes pediátricos, las exposiciones toxicológicas no farmacéuticas también merecen una consideración especial. Su baja estatura los coloca más cerca del suelo, así como el hecho de que muchos se arrastran, y algunos a gases y vapores se acumulan más cerca del suelo. También están más expuestos a sustancias inhalantes a causa de su mayor ventilación por minuto y su posible inmadurez física los limita para retirarse de las exposiciones. Además, presentan un mayor cociente entre superficie corporal y peso que los hace más vulnerables a exposiciones tópicas e hipotermia.

+
Gummin  DD  et al: 2017 Annual Report of the American Association of Poison Control Centers’ National Poison Data System (NPDS): 35th Annual Report. Clin Toxicol (Phila) 2018 Dec;56(13):1213–1415. doi:10.1080/15563650.2018.1533727
[PubMed: 30576252]

PRINCIPIOS FARMACOLÓGICOS DE TOXICOLOGÍA

En la evaluación del paciente envenenado, es importante comparar los efectos farmacológicos o tóxicos conocidos con la presentación clínica del paciente. Si el antecedente consiste en que el paciente ingirió un sedante 30 minutos antes, pero el examen clínico revela pupilas dilatadas, taquicardia, boca seca, ausencia de ruidos intestinales y alucinaciones activas, es decir, un cuadro de toxicidad anticolinérgica, el diagnóstico y tratamiento deben orientarse en consecuencia. Además, no suele ser posible aplicar la farmacocinética estándar (absorción, distribución, metabolismo y eliminación) frente a una dosis grande, ya que estos parámetros proceden de voluntarios sanos que reciben dosis terapéuticas.

Absorción

Las tasas de absorción varían de acuerdo con la vía, en el orden siguiente: intravenosa/intraarterial > inhalación > sublingual > intramuscular > subcutánea > intranasal > oral > rectal > dérmica. Las grandes sobredosis, hipotensión y la disminución de la motilidad intestinal son factores que retrasan la absorción.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.